Localiza tu producto Menú

Gala
Todo un mundo de ocio
Volver
836x400_S4_ppal_Julio
Imprescindibles de verano… ¿desde cuándo?
22 de julio de 2016
Gala

Cada año al llegar el verano, vemos cómo se repite la misma estampa sin la más mínima posibilidad o atisbo de cambio: las playas inundadas de sombrillas, flotadores de una y mil formas, cubos y palas de multitud de colores, etc. Una serie de elementos que hemos aceptado de manera natural como compañeros indisolubles de la instantánea de cualquier parte de la costa española. ¿Pero alguna vez os habéis parado a pensar desde cuándo es así? A continuación, todo lo que siempre quisiste saber y nunca supiste a quién preguntar sobre los imprescindibles de verano.

Flotadores y colchonetas

500x500_S4_flota_Julio

Aunque los botes de goma son un invento relativamente moderno, el origen del flotador y luego bote con aire dentro se pierde en la historia. La Historia nos cuenta que todas las civilizaciones conocieron el empleo de flotadores basados en odres inflados con aire. De hecho, eran los mismos recipientes que utilizaban para conservar líquidos, dándoles así un nuevo y excitante uso. Pero no fue hasta 1854 cuando un personaje únicamente identificado como el capitán Ward, del Reino Unido, inventó el primer prototipo de salvavidas para barco, y que consistía en un traje de corcho con el que poder flotar en el agua en caso de naufragio. De ahí a nuestros actuales manguitos y flotadores… es historia.

El bikini

El bikini es para muchas mujeres el protagonista indiscutible del verano. Pese a las más modernas reinterpretaciones (como el trikini), esta universal prenda de baño dividida en dos piezas tiene un origen más lejano de lo que cualquiera podría imaginar, pues los primeros vestigios de su existencia los encontramos en unos mosaicos romanos que datan del año 1.600 a. C. Pero su ascenso al estrellato llegaría muchos siglos después, cuando un 3 de julio de 1946 el estilista francés Louis Réard presentaba una colección de trajes de baño en la que se encontraba una de dos piezas que tomaba su nombre del atolón de Bikini, en el Pacífico Central. Pese a unas décadas de rechazo (más por una cuestión ética que estética), el bikini terminó convirtiéndose en lo que es hoy: una pieza fundamental en la maleta vacacional de millones de mujeres en todo el mundo.

El chiringuito

500x500_S4_chiring_Julio

¿Quién no se ha refrescado y protegido alguna vez  del calor abrasador de la playa en el típico chiringuito de playa de cualquier playa española en agosto? Este clásico de nuestra piel de toro tiene un origen un tanto alejado de nuestro país. Para encontrarlo, deberíamos cruzar el Atlántico y visitar a los trabajadores de las plantaciones de caña de azúcar en Cuba del s. XIX. Se cuenta que durante los descansos de sus largas jornadas de trabajo gustaban de tomar café. Éste era preparado presionando una media llena de dicha sustancia, de la que salía un chorro fino de líquido al que llamaban “chiringo”. Con el tiempo crearon el diminutivo que terminó designando a los quioscos improvisados en los que tomaban su descanso y su café. En 1913 abrió El Chiringuito, un bar en la playa de Sitges. El intelectual César González Ruano, que escribía a diario en una de sus mesas, fue el que bautizó el local como homenaje a sus viajes por la isla de Cuba. De ahí se extendió el uso de la palabra hasta la actualidad.