Localiza tu producto Menú

Luz
La experta en salud y belleza
Volver
836x400_ppal_Octubrefrio
Comienza el frío, ¡abrigar a tus hijos!
04 de noviembre de 2016
Luz

Señoras y señores, con todos ustedes… ¡el temible frío de cada año ya está aquí! Y eso significa que cada mañana habrá un pequeño drama en cada hogar con niños. Ese “¿Qué le pongo?” que implica, “no quiero que pase frío, no quiero que pase calor y no quiero que se ponga malo”. Difícil decisión. No tengo el truco, pero para intentar ayudarte te ofrezco 5 pautas que funcionan.

No te fies del frío. Hay más resfriados en invierno que en verano y esto tiene su explicación médica. El frío dificulta los movimientos de unos pelitos del aparato respiratorio, llamados cilios, cuya función es atrapar los gérmenes y expulsarlos. A bajas temperaturas, con los cilios agarrotados, los gérmenes llegan para quedarse provocando bronquiolitis y con ella toses, mocos y fiebre. Incluso dificultad para respirar y unos ruidos en el pecho llamados comúnmente “pitos”. Respeto con el frío, nos lo puede hacer pasar mal.

500x500_Octubrenotefies

Hay zonas más sensibles que otras. Manos, pies y orejas son los grandes candidatos a sufrir con el frío. Unas temperaturas muy bajas pueden llegar a ocasionar sabañones en manos y pies, que son lesiones de la grasa que tenemos debajo de la piel. Unos guantes o unos calcetines gordos pueden evitarnos esta molesta afección.

Asimismo, el viento frío va directamente a dañar el oído, más concretamente el oído medio, parte muy sensible a los cambios de temperatura. En este caso un gorro que ponga las orejas a resguardo es más que recomendable.

 500x500_Octubrezonassensibles

Abajo el mito de “abrigar mucho es malo”. Tiene que ver más con la comodidad del niño al sudar por exceso de calor, pero en ninguna otra situación es perjudicial. No te dejes llevar por falsos mitos porque te puede llevar a abrigar de menos.

500x500_Octubreabajo-miti 

La “cebolla” funciona. En climas muy fríos, lo mejor es utilizar distintas capas de ropa, aunque sean capas livianas. Entre capa y capa se crea un compartimento con aire que cumple una función de aislante. Este método permite que el niño adecúe su indumentaria al nivel de calor o frío requerido en cada momento o lugar en el que se encuentre.

500x500_Octubrecebolla 

A niños y a adultos nos afecta el frío igualmente. El sistema térmico de los peques y el nuestro es el mismo, no vienen con otro modelo. Sienten el calor o el frío de la misma manera que lo hacemos nosotros. De hecho, ellos pueden tener más calor que nosotros ya que son más activos, situación que les hace tener una temperatura superior a la nuestra. Mención aparte para los bebés que regulan peor y sí necesitan bastante abrigo para no tener hipotermia.

500x500_Octubrea-todos