Supervivencia vacacional

Si no han llegado todavía, ya no os faltará nada para ¡las tan ansiadas vacaciones de verano! Pero seguro que a muchos de vosotros os pasa, que en ocasiones los días de descanso no consiguen relajar a quienes los disfrutan, ya que un elevado porcentaje de personas no logran desconectar durante esos paréntesis de relax que deberían ser las vacaciones. Y es que el periodo vacacional puede llegar a ser agotador para las personas que se llevan en la maleta las tensiones y las obligaciones de la vida cotidiana con el resultado de regresar de vacaciones con más estrés que cuando las comenzaron.

Se trata de un padecimiento conocido como estrés vacacional o bajón de las vacaciones. Se trata de un proceso que debe prevenirse, ya que si no, puede ocasionar serios trastornos tanto en la salud física como mental del individuo.
En el artículo de hoy expondremos una serie de mecanismos preventivos a modo de recomendaciones para combatir este tipo de estrés.

Empezaremos dando un pequeño dato, y es que en la gran mayoría de las ocasiones, las vacaciones ideales no existen. Precisamente por ello, deberíamos intentar que no se conviertan en una pesadilla que agote al organismo en lugar de relajarlo. Para lo que no ayudan las nuevas tecnologías ni a quienes no saben desconectar ni son capaces de apagar unos días sus teléfonos móviles o dejar en casa el ordenador.

Aquí os dejamos unos cuantos consejos que deberéis seguir si queréis evitar el estrés de las vacaciones.

-No crearse expectativas difíciles de cumplir y marcarse sólo objetivos reales, tanto a nivel personal como a nivel familiar, dejando un amplio margen de tolerancia para los imprevistos.

-Programar las vacaciones con antelación suficiente ya que, prepararlo todo en el último momento, genera un estrés innecesario que marca negativamente el inicio vacacional. Hay que programar planes flexibles sin imponerse rígidos itinerarios y dejando un margen para el ocio.

POST_JUL_S4_2017_500x500-1

-Tomar periodos más cortos de vacaciones (máximo dos semanas) y repartirlos en diferentes épocas del año. El descanso que se obtiene es prácticamente el mismo que en periodos largos, pero no así el riesgo de un síndrome post-vacacional (irritabilidad, cansancio, falta de motivación, posible depresión) que es mayor cuanto más duraderas son las vacaciones. 

-Cuando la falta de recursos económicos supone un hándicap, realizar escapadas breves en las que se haga algo distinto a lo habitual. Esto puede llegar a suplir, casi por completo, unas largas vacaciones.

-Tratar de quedarse unos días antes y después de las vacaciones en el propio hogar para adaptarse mejor a los nuevos ritmos.

-Decir no al reloj y a los horarios. Lo ideal es no estar pendiente del correo electrónico ni de las redes sociales y utilizar lo menos posible los teléfonos móviles, las tablets y los ordenadores.

POST_JUL_S4_2017_500x500-2

-Dejar en casa todo aquello que no sea imprescindible o que recuerde a la actividad laboral, tanto la agenda como, incluso, el estilo de ropa que se viste en el trabajo.

-Delegar tareas y concluir todas las actividades pendientes antes de iniciar las vacaciones. Una vez inmersos en el periodo de descanso, deberá interiorizarse la idea de que nadie es imprescindible.

-Llevar una vida sana: una dieta equilibrada, ejercicio físico y descansar adecuadamente.

Seguro que todos estáis ansiosos esperando vuestras vacaciones, pero recordad que es eso precisamente lo que debéis controlar. Dejad a un lado la ansiedad y el estrés y seguid los consejos que os acabamos de dar porque, así es como podréis disfrutar de unas buenas vacaciones.

Por una Sudáfrica libre

“La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que él considera como su deber para con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto, dormiré por toda la eternidad”

Esta es una de las muchas frases de Nelson Mandela que pasarán a la Historia. Y no es para menos, ya que hablamos de una de las figuras más importantes en la lucha por la igualdad racial.

Seguro que casi todos habéis oído alguna vez hablar sobre Mandela, incluso muchos seguro que sabéis lo que consiguió a lo largo de su vida. Pero para los que todavía no sabéis de quién se trata, queremos dedicar el post de hoy a la persona que luchó por el bien, la libertad y la igualdad de todo ser humano.

Fue la coherencia de Mandela, la que le convirtió en una leyenda política ya en vida. Otros, como el Che Guevara, Gandhi o Martin Luther King, fueron también admirados por llevar sus ideales hasta las últimas consecuencias, pero sus asesinatos contribuyeron al mito, dejando la duda de si hubiesen sucumbido al poder. En el caso de Mandela no hubo espacio para la sospecha. Y es que luchó, gobernó y se mantuvo fiel a sus creencias.

“Madiba” (abuelo venerable) como le llamaban sus cercanos, estudió Derecho y pronto se metió en política para combatir las prácticas xenófobas del Apartheid (Segregación racial, especialmente la establecida en la República de Sudáfrica por la minoría blanca). Mandela era negro en un país dominado por blancos que practicaban la exclusión racial. Y él no estaba dispuesto a aceptarlo.

Tras unirse al CNA (Congreso Nacional Africano) en 1942, fue acusado de alta traición. El régimen de Sudáfrica consideraba a ‘Madiba’ un terrorista y le tuvo cerca de tres décadas entre rejas. Cuenta la leyenda que fue el poema ‘Invictus’, de William Ernest Henley, el que lo mantenía con fuerzas, y el que durante su estancia se convirtió en su mantra.

«Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta».

Tras muchos años entre rejas, la comunidad internacional orquestó una campaña en su apoyo que vería resultados el 11 de febrero de 1990. Tras 27 años en prisión Mandela salió en libertad. En su primera intervención ante la prensa apostó por una solución que no menoscabase los derechos de los blancos, dejando así a un lado cualquier atisbo de rencor. Así fue como tomó las riendas de la transición del país en 1994 pasando de ‘peligroso opositor’ a presidente.
Una vez en el poder, mantuvo la coherencia. No se aferró al sillón. Se retiró cuando llegó el momento y siguió luchando por causas nobles, como la pobreza en África o el sida. Trabajó además como mediador en los conflictos de Angola, Burundi y República Democrática del Congo y recibió un sinfín de homenajes como el Premio Nobel de la Paz.
Su figura ha sido venerada por millones de personas. En vida, y tras su muerte.

POST_JUL_S3_2017_500x500

Como bien dijiste antes de irte, donde quiera que estés duerme por toda la eternidad.

Fotos | El Venezolano News, Minhvi

Calores alimenticios

Con la llegada del verano, llegan los cambios. Cambiamos de estación, cambiamos de ropa, cambiamos los lugares que visitamos e incluso cambiamos de alimentación. Y es que no es lo mismo comer una buena fabada en invierno, cuando el frío aprieta, que en una terraza a 40º. Y por supuesto al cambiar de alimentación, también cambiamos los alimentos que compramos en el supermercado, y es aquí donde llega el problema. ¿Dónde dejamos los alimentos? ¿Dentro? ¿Fuera? Y sobre todo ¿cuáles son los riesgos que puede causar el calor en los alimentos?
Todas estas preguntas las abordaremos en el post de esta semana, así que poned atención porque el verano y el calor pueden ser muy agradables pero también pueden ser muy traicioneros.

POST_JUL_S2_2017_500x500-1

Aquí os mostramos los consejos más importantes que deberemos tener en cuenta.
1) Algunos alimentos se deben conservar con mayor preferencia durante el verano. Las carnes picadas, los quesos blandos, las salsas, la nata montada, la mayonesa, los preparados con huevo, pescados y los mariscos son algunos de los alimentos con los que deberemos tener especial cuidado.
2) Los expertos indican que la mayoría de las infecciones se producen por la ingesta de productos que no se han refrigerado correctamente. Por eso, conviene consumir las comidas que contengan huevo (mayonesa, tortillas, pastelería) justo después de prepararlas para evitar la salmonelosis. También es importante evitar llevarlas a una excursión al campo o la playa.
3) Se debe evitar el pescado crudo o bien asegurarse que previamente ha sido congelado por debajo de los -18º C para evitar la contaminación por anisakis. A la hora de descongelarlo, hay que utilizar la nevera, el horno o el microondas, nunca dejarlo a temperatura ambiente puesto que con el calor los microorganismos se reproducen con facilidad. Lo mismo ocurre con el resto de alimentos congelados.
4) La comida cocinada tampoco debe dejarse a temperatura ambiente más de dos horas. Si la sobremesa se ha alargado con la comida aún sobre la mesa, es mejor tirar las sobras. Si se han guardado en el frigorífico a tiempo, se deben consumir antes de 3 días y calentarlas por completo antes de comerlas.
Para finalizar os dejamos una lista de los alimentos que más precaución deberemos guardar a la hora de consumir en nuestra dieta de verano.
1) Carnes de vacuno enteras y molidas insuficientemente cocinadas y servidas frías o a temperaturas tibias.
2) Pescados y mariscos crudos poco frescos e insuficientemente cocidos (ceviches crudos y sushi). Esto puede generar norovirus y hepatitis
3) Huevos y preparaciones a base de huevo fresco no pasteurizados (tortilla, pisco sour a la peruana, patatas rellenas o mayonesa casera).
4) Legumbres arroz y patatas mantenidas a temperatura ambiente y servidas con uno o más días y a temperaturas tibias.
5) Ensaladas de verduras y frutas procesadas a temperatura ambiente. Así como, zumo de frutas.
6) Lácteos y derivados de lácteos con pérdida de la cadena del frío. Incluyendo postres de leche mantenidos a temperatura ambiente.
7) Carnes y aves guisadas con salsa, con más de un día de preparación sin refrigerar y servidos a temperaturas menores a 60°C.
8) Helados con crema y de leche.
Así que ya sabéis, si vais a cambiar de dieta durante este verano, recordad los consejos alimenticios que os hemos dado. Y si sois de los que vais a seguir siendo fieles a la fabada a pesar del calor, seguid las mismas pautas para poder disfrutar de un buen verano.

¡Viva San Fermín!

Seguro que muchos habéis oído hablar sobre San Fermín o por lo menos, conocéis su nombre gracias a las fiestas que se celebran en Pamplona en su honor. Pero seguro que pocos sabéis, sin embargo, que su historia, al igual que la de otros santos, es una leyenda que para muchos estudiosos carece de base histórica.
Y es que según varios historiadores de la capital Navarra y arqueólogos de Amiens, de donde nació la leyenda en el siglo IX, la historia de San Fermín no tenía base histórica alguna. A pesar de ello, Amiens y Pamplona siguen rindiendo culto a este santo y miles de personas en el mundo han oído hablar de él gracias a las fiestas de San Fermín.

Pero entonces ¿quién era San Fermín?
Por lo que cuenta la leyenda, el padre de San Fermín era una de las personas con más autoridad de Pamplona en el siglo III. Un cura francés que estaba de visita por allí, San Saturnino, tras entablar amistad con la familia y llegar a un acuerdo, decidió convertir al joven Fermín al cristianismo. Tras esto, el joven muchacho se trasladó a Toulouse (Francia) para iniciar su formación sacerdotal y, una vez la finalizó, volvió a Pamplona para liberar a su pueblo del mal provocado por las falsas supersticiones.
San Fermín regresó otra vez a Francia, cristianizó a miles de paganos y se quedó a vivir en Amiens, ciudad en la que murió torturado y degollado. Se dice que su cuerpo reposa en Amiens, aunque está repartido en forma de reliquias; en Pamplona hay tres.

Desde entonces, se le dedica al Santo una procesión muy bonita el día de su onomástica y él, en agradecimiento, hace de doblador en los encierros protegiendo a los corredores.

POST_JUL_S1_2017_500x500

Por eso, si vais a ir este año, aquí os dejamos la estrofa que se canta poco antes del comienzo del encierro, en la que los corredores del primer tramo, el de la cuesta de Santo Domingo, se encomiendan a la imagen de San Fermín, el patrón de las fiestas.
“A San Fermín pedimos
por ser nuestro patrón,
nos guíe en el encierro
dándonos su bendición”

Desde 2009 se añade la estrofa en euskera por iniciativa de los corredores del encierro:

“Entzun arren San Fermín
zu zaitugu patroi
zuzendu gure oinarrak
entzierru hontan otoi”.