Localiza tu producto Menú

Gala
Todo un mundo de ocio
Volver
01_portadas836x400
Un pensamiento triste que se baila
07 de diciembre de 2018
Gala

Hay pensamientos que surgen, otros que se olvidan y otros que duran en nuestra mente para siempre. Pero hay otros pensamientos que son tristes y que se bailan. Esto era lo que decía sobre el tango el poeta Enrique Santos.

Hoy hablaremos de uno de esos bailes que no solo hipnotizan a quien lo practica, sino también al que los disfruta desde fuera. Un baile con mucha historia y con mucha sensualidad detrás. El baile salido de Argentina. El tango.

Era el año 1850 cuando a una orilla del Río de la Plata se comenzó a bailar este tipo de danza. Con los años, San Telmo, Monserrat y Pompeya vieron cómo se extendía hasta sus calles, a la vez que se extendía también la llegada de los inmigrantes europeos, quienes aportaron muchos de sus pasos y elementos.

Pero fue en los barrios donde surgió el “tango arrabalero” que bailaban hombres y mujeres fuertemente abrazados y que causó el revuelo de la sociedad de aquella época, ya que decían que se trataba de una danza que incitaba al escándalo y a la lujuria. La política, así pues, decidió prohibir este baile, obligando a todo aquel que quisiera disfrutarlo a hacerlo en lugares alejados de la vía pública.

01_Recursos2

Foto

Por lo que este baile comenzó a coger tintes clandestinos, y solo los más nostálgicos y pasionales lo practicaban. En la oscuridad de la noche, disfrutaban ocultos, de los sentimientos y las melodías que desprendía esta danza. Es por eso que algunos dicen que el tango debe su origen a burdeles, rancherías e incluso prostíbulos.

01_Recursos1

La forma de bailarlo es cuanto menos sensual. Diseñada siempre a partir del abrazo íntimo y cercano de una pareja, utiliza letras compuestas con base a un argot local llamado lunfardo, que expresa tristezas y amarguras relacionadas, casi siempre, con el amor que sienten hombres y mujeres. Aunque en ocasiones también pueda tener temáticas tanto políticas como humorísticas.

En cuanto a los roles, están sexualmente muy definidos. El hombre es quien crea y dirige el baile y la mujer es la que lo sigue con una coreografía autónoma. Aunque, hoy en día, también se admite que sea la mujer la que lleve el control y sea la que marque el paso al hombre.

Si os ha gustado este tipo de danza, os recomendamos que busquéis alguna escuela de baile que tengáis cerca de donde vivís. Ya que, seguramente, tengáis una pareja de baile esperando, dispuesta a disfrutar de un baile. Pero si de verdad queréis sentir la pasión y el origen del tango, no hay nada como viajar a Argentina y perderse por sus calles. En algún momento, sin daros cuenta, estaréis sintiendo las notas de este baile tan sensual.