Localiza tu producto Menú

Luz
La experta en salud y belleza
Volver
04_Portada_836x400
Regresa al futuro
26 de abril de 2019
Luz

Lo pasado, pasado no está. El pasado siempre vuelve y está de moda. Porque ¿no te has dado cuenta? Está de moda vestir ropa de segunda mano de otras épocas, rescatar muebles antiguos, rebuscar por mercadillos para recuperar objetos decorativos, discos de vinilo, cómics, videojuegos, consolas, cámaras de fotos instantáneas, etc.

Retro, vintage o nostalgia, son conceptos tan actuales que los convertimos rápidamente en tendencia. Aunque para los más puristas, lo retro es todo aquello que nos evoca el pasado aunque no pertenezca a él, o lo que es lo mismo, que no es antiguo; vintage es lo que sí está fabricado en el pasado; y nostalgia se refiere a un concepto subjetivo que describe sentimientos y emociones asociados al pasado y que revivimos con un determinado consumo, sea vintage, retro o actual.

Seamos o no puristas, nos encantan. Sentimos casi frenesí por mirar atrás y, no solo son los mayores quienes sienten añoranza por la juventud pasada. Incluso las nuevas generaciones -digitales, milenials, etc.- optan por este tipo de consumo.

Así que me he puesto la cazadora de hombros redondeados, solapa grande y silueta globo, como de recién salida de Regreso al Futuro y me he dado una vueltecita para traerte un montón de referentes para tu inspiración y para que seas la primera en estar a la última.

Moda

Vas a querer ponértelo todo ya mismo. Empezamos por el cuero, que fue protagonista también del otoño. ¿Te sientes una femme fatal? Pues es tu momento con este material, pero en negro siempre y utilizado de forma prácticamente integral. De los 70 se recuperan los colores llamativos, los estampados florales, los pantalones de tiro alto y las chaquetas de pana con toques hippies. De los 80, toda su estética; pero si eres un poco más clásica también te puedes decidir por prendas tipo Belle Époque.

Peinados

Si te gustan los peinados vintage, hazte una búsqueda en la red por todo lo que respire años 20 y sus flapper girls, las ondas de los 50, los recogidos voluminosos de los sixties, estilo pin up, los recogidos retro o  estilo Mullet Hair (corto por delante, largo y más descuidado por detrás) para las más fashion y estarás completamente al día.

 04_Recursos1

Maquillaje

Pocas son las que se atreven. El maquillaje retro o vintage tiene como bandera a una mujer fuerte, que destila carácter, feminismo y osadía. ¿Eres una de ellas? Pues sigue estas tres reglas básicas: labios en tonos muy fuertes e intensos, jugosos y envidiables; ojos delineados en un intenso y dramático negro que recuerden a mujeres tipo Pin Up, muy sensuales y para terminar, mucho blush o colorete. Recuerda, sencillo, glamuroso y osado.

Y lo queremos hacer extensivo a otros ámbitos, lo vintage o retro también es tendencia en ámbitos como la decoración e incluso la tecnología.

Decoración

Muchas de las tendencias de decoración para esta temporada recuperan estilos o materiales de otras épocas: regreso de las líneas curvas en el mobiliario, look neofifty y espíritu vintage para sofás y sillones. Eso por no hablar del papel pintado, el terrazo en suelos y paredes, las lámparas de araña o el estilo Art Déco.

04_Recursos2

Fuente imagen: Decoracion2.com

Tecnología

La nostalgia también parece haberse instalado en este ámbito. El regreso de viejos móviles en su versión Smart es tendencia en nuestros días. Relanzamientos de modelos icónicos de los 90 como el que aparecía en la película Matrix u otros tipo “concha” convenientemente actualizados en funcionalidades y prestaciones como los de ahora. Y si hablamos de consolas de videojuegos, aquí lo retro está ganando cada día más popularidad. Prácticamente todas las marcas han recuperado los modelos principales que las hicieron famosas desde su nacimiento.

 

Moda, belleza, decoración, tecnología, incluso alimentos y bebidas. El consumo vintage y retro siempre volverá y volverá. Quizá porque en este tiempo que pasa tan rápido en el que vivimos buscamos algo de calma para sentirnos más seguros. O, simplemente, porque necesitamos más momentos para la reflexión. Y tú, ¿qué encuentras en esta tendencia?