Localiza tu producto Menú

Gala
Todo un mundo de ocio
Volver
portadas836x400
13 de junio: Día de la ginebra
12 de junio de 2020
Gala

La ginebra es, dependiendo de a quién le preguntes, una bebida venerada o una incomprendida.

La ginebra, en sus términos más básicos, es un licor de aproximadamente 40% de alcohol por volumen o mayor que se deriva de la destilación del grano y se aromatiza principalmente con bayas de enebro (o extracto de enebro).

De hecho la ginebra recibe su nombre de la palabra holandesa para enebro, que es genever. Pues, es el enebro, esa humilde conífera, ese árbol de tronco retorcido y rama nudosa, lo que distingue a la ginebra de todos los demás tipos de licor, porque es lo que oficialmente aporta el aroma y el sabor predominantes para que un licor sea clasificado como ginebra.

Recursos1

La ginebra probablemente remonta sus orígenes a licores producidos en la Edad Media, con referencias a un espíritu con sabor a enebro al que se hace referencia en un manuscrito flamenco del siglo XIII. Para el siglo XVII, los holandeses producían ginebra en serio, con cientos de destilerías solo en la ciudad de Amsterdam.

 

La ginebra, como tantas otras cosas, fue originalmente producida como una medicina. Fue distribuido por “químicos” para el tratamiento de dolencias como gota y dispepsia. Consumido en cantidades suficientemente grandes, probablemente ayudó a mejorar la percepción de los síntomas asociados con estos problemas y muchos otros, aunque solo por unas pocas horas a la vez. La ginebra ganó popularidad en la Guerra de los Treinta Años, cuando los soldados británicos que luchaban en tierra holandesa fueron reforzados con el “Coraje holandés”, ya sabemos, bebiendo ginebra.

 

No pasó mucho tiempo para que este delicioso licor saltara a través del Canal de la Mancha a lo grande. En la segunda mitad del siglo XVII y en los primeros años del siglo XVIII, la ginebra rápidamente ganó popularidad en Inglaterra, consolidando la asociación que aún disfruta con esa nación. De hecho, para el año 1720, algunos expertos estiman que hasta una cuarta parte de los hogares en Londres con frecuencia producían su propia ginebra. El período en la historia de la ciudad conocida como “The Gin Craze”, una era tan asombrosa que el Parlamento tuvo que aprobar no menos de cinco actos legislativos importantes en el transcurso de 22 años en un vano intento de controlar el consumo de la población.

Recursos2

La ginebra siguió siendo popular entre los británicos, notable por su uso por soldados y coloniales que vivían en tierras propensas a las infecciones de malaria. La ginebra era excelente para enmascarar el sabor desagradable y amargo de la quinina alcaloide antipalúdico, una necesidad para los extranjeros susceptibles. Este elixir médico se convirtió en el Gin & Tonic que conocemos y amamos hasta el día de hoy.

Recursos3

En la era moderna, la ginebra ha visto un resurgimiento en popularidad a medida que la mixología se ha generalizado.

Ciertos tipos de ginebra se pueden disfrutar solas o con hielo. También tiende a ser saborizada con sabores botánicos, de especias, flores o frutas o, a menudo, una combinación. Es más comúnmente consumida en mezcla con agua tónica.

Una bebida tan delicada merece ser disfrutada en ciertos momentos concretos, por eso no es gusto de todos ni vale para cualquier circunstancia. Eso sí, en el momento perfecto elige servirla bien fría y si puede ser con algún maridaje de picoteo para sentirte el mejor anfitrión.