Con la zurda

Hay una especie cada vez más extendida en nuestro planeta. Una especie que ya no necesita esconderse ni disimular. Que, aunque parezca que va a desmano, es igual que el resto de los mortales. Sí, hablamos de los zurdos.

Ya quedó atrás aquella época en la que estaba mal visto ser zurdo. En la que se les miraba con desconfianza y en la que incluso se les hacía cambiar de mano a la hora de escribir. Y aunque también es verdad, que todavía objetos como pupitres o instrumentos musicales no están adaptados, cada vez es más sencillo ser zurdo en cualquier ámbito de la vida.

Seguramente hay muchas cosas que no sabéis sobre los zurdos, bien porque nadie os las había contado o bien porque jamás os las habíais replanteado, y es por eso que en el post de hoy os vamos a contar curiosidades muy interesantes.

Utilizan mejor el cerebro

Se ha demostrado que muchos zurdos acceden más fácilmente a los dos lados del cerebro, algo que no sucede en los diestros. Esto significa que la creatividad es mucho mayor en ellos. También se ha demostrado que hay más personas zurdas que diestras, y que su es de más de 140.

 03_Recurso1

Desde el útero

Se dice que ya, incluso antes de nacer, se sabe si el bebé será zurdo o diestro. Y es que si el bebé es zurdo es probable que tenga la cabeza apoyada hacia la izquierda, y si, por el contrario, es diestro la tendrá hacia la derecha. Aunque podría ser solo una coincidencia, es algo que se repite en la mayoría de los casos.

Algo malo en el pasado

Se dice que hace muchos años, el hecho de ser zurdo estaba visto como un signo de maldad, neurosis y criminalidad. De hecho, la palabra left proviene de lyft, que resulta ser roto o débil. También se decía que las brujas hacían sus hechizos y maldiciones, siempre con la zurda.

Más vergonzosos y “enfadicas”

¿Sabéis los típicos estudios que se hacen por todas las universidades del mundo? Pues se dice que uno de esos estudios dictaminó que, los zurdos tienen mayor tendencia a ser vergonzosos, sentir miedo de errar y tener dudas a la hora de tomar decisiones. También se dice que tienen tendencia a tener problemas sus emociones, debido a una falta de equilibrio con el hemisferio derecho e izquierdo, lo que les lleva a ser más “enfadicas”.

03_Recurso2

¿Sabíais que muchas de vuestras estrellas son o fueron zurdos?

Seguro que no sabíais que muchas de las personas que admiráis son zurdos.

Políticos, deportistas, científicos o artistas, los zurdos famosos los hemos tenido siempre en nuestro día a día.

Einstein, Beethoven, Da Vinci, Mozart, Aristóteles, Bill Gates, Obama, Napoleón, Jimy Hendrix, Kurt Cobain, Messi, Maradona, Nadal o incluso Juana de Arco son y han sido algunos de los zurdos más ilustres.

03_Recurso3

Como veis ser zurdo no es mejor ni peor, simplemente significa ser diferente al diestro. Y como ya hemos visto en anteriores post, lo diferente muchas veces puede llegar incluso a ser mejor. Por eso la próxima vez que veáis un zurdo no os extrañéis, tratad de que os enseñe a utilizar un poquito mejor ambos hemisferios del cerebro y, sobre todo, ¡tened cuidado de que no se enfaden!

¿Pescado crudo? Sí, por favor

Las modas son las modas. Algunas efímeras y otras más longevas. Pero lo cierto es que, cuando llegan, pegan fuerte y es imposible resistirse a ellas. Al menos durante un tiempo. Y como en España amamos la comida, existe una que lleva ya un tiempo entre nosotros y parece que ha llegado para quedarse. Sí, hablamos del sushi. Ese alimento que al principio causó rechazo por el pescado crudo, ahora lo encontramos incluso en el menú de las bodas más atrevidas.

Por eso en el post de esta semana, nos acercaremos a la realidad del sushi. Su significado, sus estilos y variedades, todo lo que lo envuelve y todo lo que desconocemos de esta famosa preparación emblemática de la gastronomía japonesa más tradicional.

Aunque rastrear el origen de un plato o un alimento en ocasiones es una tarea dura, con el sushi se dispone de más datos. La referencia más temprana del plato japonés aparece nada menos que a principios del siglo VIII, en el año 718, en un documento legal del periodo de la historia de Japón. Ya en aquel entonces la preparación era similar a la de ahora, con una especie de sushi fermentado en el que tanto el arroz como el pescado, eran mezclados.

En aquella época, esta elaboración era un modo más de conservar el pescado sin emplear demasiada sal en el proceso. Y se preparaba de esta manera para que las capturas fuesen comestibles durante más tiempo.

Con el tiempo, la combinación de ambos ingredientes con sus amplísimas posibilidades fue asentándose como una elaboración culinaria. Fue entonces cuando arroz y pescados comenzaron a consumirse juntos como plato.

Pese a los cientos de años que llevaba aumentando de forma considerable el consumo del sushi en Osaka, fue en Tokio cuando comenzó a darse a conocer, a mediados del siglo XVIII. A partir de esta época el sushi comenzaría a preparase en numerosas casas de comida para llevar y restaurantes conocidos con el nombre de “Edo-san-sushi”.

Más adelante, en el siglo XIX, el cocinero nipón Hanaya Yohei inventaría la variedad del nigirizushi conocida como kantō. Como ya se hizo tiempo atrás, se dejó la fermentación de lado para emplear el arroz con los diferentes tipos de pescado. Estos se marinaban con salsa de soja o vinagre, se salaban con generosidad y, a veces, incluso se cocinaban. Siempre con el objetivo de poder alargar la vida del pescado. La ingesta de este plato siempre se hacía con las manos o palillos de bambú, los cuales han sido heredados también en la actualidad.

Este era el comienzo del sushi como un tipo de la comida rápida. Pero no por ello resultaba ser una comida pobre o mal vista. En este plato, la calidad, comenzando por la frescura de los ingredientes, es capital.

Post_4_02_500x500

Y como la información es poder, aquí os traemos también unas cuantas curiosidades que seguro que no sabíais y que os resultarán de gran interés.

  • Existe una Universidad de Sushi. La figura del cocinero de sushi se conoce como Itamae, un maestro que ha estudiado durante años en universidades especializadas en sushi. Los licenciados tardan hasta cuatro años en poder tocar un pez, y reconocen su calidad con sólo verlo en el mercado.
  • Las mujeres no pueden hacer sushi. Tradicionalmente, solo los varones pueden preparar este plato japonés. La razón, según explican, es que las mujeres tienen la temperatura corporal más alta, por lo que alteran el sabor del arroz cuando lo preparan.
  • Podéis comerlo con las manos. ¿Tanto tiempo invertido en aprender a usar palillos para esto? Pues sí, la manera tradicional de comer sushi es con las manos, así que olvidad los palillos.
  • Seguid siempre un orden para comer. No empecéis a comer sushi a lo loco. Idealmente, debéis empezar por el pez que tenga un sabor más ligero, y acabar con los sabores más fuertes. Degustad primero los de color blanco y luego los rosados y rojos.
  • La tradición es con atún. En España siempre pedimos maki de salmón y atún, pero en Japón los primeros son realmente raros y difíciles de encontrar. De hecho, se considera que fueron los noruegos los que introdujeron el salmón en su cocina en los años ochenta.
  • Jamás con aguacate. ¿De verdad pensabais que en Japón tenían aguacate? Pues no. Todas las variedades de California roll (maki con aguacate, mayonesa, queso filadelfia y salsa picante) fueron inventadas en Estados Unidos y Brasil. A los nipones les parece muy raro utilizar estos ingredientes y de hecho los encontrarás muy poco en el país.

Post_4_01_500x500

Seguro que a estas alturas os están entrando muchas ganas de un buen plato de sushi. Así que os dejamos, pero eso sí, recordad los consejos que os acabamos de dar para poder disfrutar este plato como se merece.

 

El control de cuerpo y mente

En nuestra sociedad, resulta imposible parar un segundo muchas veces. Respirar profundamente y ser conscientes de lo que tenemos a nuestro alrededor. De tomar una perspectiva diferente de lo que ocurre en nuestras vidas y ver las cosas de una manera distinta.

En el blog de esta semana venimos a hablar del yoga. Una práctica cada vez más instaurada en nuestro país y que consiste en eso precisamente, en parar, respirar, y relajar cuerpo y mente.

El yoga es una práctica que nació en Oriente, y tardó cientos de años en ser conocida en Europa. Una disciplina física y mental que se originó en la India. El yoga no es solo una disciplina física limitada a realizar ciertas posturas o ejercicios respiratorios. Tras la palabra yoga se encuentra una milenaria filosofía que hasta nuestros días demuestra su vigencia.

Los objetivos son el control de las alteraciones mentales, la reducción de los sufrimientos, el desarrollo de la espiritualidad y la capacidad de discernir entre lo bueno y lo malo. Un estado mental que nos ayuda a encontrar nuestros límites, ampliar nuestras fronteras y relajarnos.

Historia del yoga en Occidente

No fue hasta los años 60 cuando Occidente descubrió el yoga. Mientras Maharishi Mahest popularizó esta práctica centrándose en la meditación, Swami Sivananda fue ganándose la fama de gurú con su sistema yóguico basado en cinco principios: La relajación, la respiración, los ejercicios, los pensamientos positivos y la meditación

Desde entonces, el yoga ha viajado en el espacio y en el tiempo hasta convertirse en un fenómeno mundialLas técnicas han evolucionado, pero los movimientos y los ideales originales se han mantenido a pesar de los años.

Post_1_01_500x500

Aquí os dejamos algunos datos importantes que debéis saber si practicáis yoga o estáis por empezar a hacerlo:

-La práctica de yoga se enfoca en el aquí y en el ahora, para ayudar a que la mente no divague en pensamientos del pasado o el futuro. Concentrado en una postura y en una respiración, lograrás por unos instantes llevar tu mente al momento presente y dejar de lado las preocupaciones.

Yogi es un hombre que practica yoga mientras que yogini es el sustantivo femenino.

-Namasté es una expresión de saludo originaria de la India y es lo que se acostumbra decir al terminar una clase de yoga. El significado se refiere a la divinidad dentro de uno mismo que se inclina ante la divinidad en otros.

Post_1_02_500x500

-Ayuda contra las enfermedades. Es indiscutible que su práctica es perfecta para todo el cuerpo. Investigadores analizaron a un grupo de 191 mujeres diagnosticadas de cáncer y el grupo que practicó yoga tres veces a la semana presentaron “menos fatiga tras la quimioterapia y un mejor estado de salud”.

No importa si lo habéis practicado alguna vez o si sois unos expertos en la materia. Nunca es tarde para empezar con el yoga. Lo importante es escuchar y controlar vuestro cuerpo.  Así que concentraos en vosotros mismos y en respetar a vuestro cuerpo y con el tiempo y la constancia, cada vez iréis dominando más y más posturas y por lo tanto, dominando vuestro cuerpo y mente.

 

Gluten sí o Gluten free

Dolor de estómago, diarrea, vómitos, tripa hinchada, falta de apetito. Son algunos de los síntomas que han podido sufrir las personas celíacas. Y es que estas son solo algunas de las manifestaciones que puede presentar la enfermedad celiaca, una patología que afecta a uno de cada 100 nacidos en España.

En el post de esta semana hablaremos sobre este tipo de enfermedad, en qué consiste, qué tipo de alimentos deben ser ingeridos y cómo podremos saber si somos celíacos o no.

¿QUÉ ES LA CELIAQUÍA Y QUÉ SÍNTOMAS PRODUCE?

La celiaquía es una condición del sistema inmunitario en la que las personas no toleran una proteína llamada gluten, que se encuentra en los cereales (trigo, avena, cebada, centeno). Cuando las personas con intolerancia comen alimentos que contienen gluten, su sistema inmune responde y se produce el daño en el intestino delgado.

Cada persona celíaca sufre diferentes síntomas. Algunos los sufren en el sistema digestivo y otros en otras partes del cuerpo. Hay personas que pueden tener diarrea y dolor abdominal, mientras que otras pueden sentirse irritables o deprimidos. Y en algunos casos, incluso pueden llegar a no presentar síntomas.

Lo que sí es cierto, es que existe un componente genético. Por lo que es más frecuente en determinadas familias que en otras. Y, por lo tanto, si alguno de vuestros familiares lo sufre, tendréis más posibilidades de sufrirlo vosotros también.

¿CÓMO DETECTARLO?

Para detectar la enfermedad hay varias maneras. Una de ellas consiste en los análisis de sangre, los cuales pueden ayudar al médico a diagnosticar la enfermedad, aunque en ocasiones el diagnóstico pueda llegar a ser difícil, ya que los síntomas que produce esta enfermedad también aparecen en otras muchas enfermedades.

Otra forma de detectar la enfermedad es estudiar una biopsia de la mucosa del intestino delgado, para saber así, si existe o no la enfermedad.

TRATAMIENTOS Y ALIMENTOS APTOS

Lamentablemente os diremos que no existen tratamientos para este tipo de intolerancia. El único modo de combatirlo es evitando todos aquellos alimentos que contengan gluten, incluso en cantidades mínimas.

Pero afortunadamente, existen muchos alimentos naturales libres de gluten, que se pueden incluir en la lista de “comidas para celiacos”.

Os dejamos una lista de alimentos que SÍ podréis consumir en caso de que seáis alérgicos a este tipo de proteína:

 Post_4_01_500x500

  • Vegetales
  • Frutas
  • Carne de ave y ganado
  • Pescado y mariscos
  • Leche y derivados
  • Huevos frescos
  • Arroz
  • Maíz
  • Patatas
  • Soja
  • Tapioca
  • Sorgo
  • Alubias
  • Mijo
  • Quínoa
  • Amaranto
  • Lino
  • Chía
  • Yuca

Además, afortunadamente para muchos, cada vez son más los alimentos libres de gluten que, además de consumir a diario, también gusta consumir de vez en cuando a modo de capricho:

  • Cerveza
  • Postres y pasteles
  • Cereales
  • Golosinas y dulces
  • Galletas
  • Patatas fritas

Así que, si sois celíacos, no os preocupéis, porque no os impedirá llevar una vida normal. Lo único que debéis hacer es aprender a convivir con ello. Así que salid e investigad en vuestra localidad, ya que cada vez es más frecuente encontrar tiendas y restaurantes “sin gluten”.

Trucos para tener una mente brillante

Para una bruja como yo, que siempre estoy truco por aquí, hechizo por allá, es imprescindible que la cabeza funcione a las mil maravillas. Pero también entiendo que para una persona como tú, que entre la familia, el trabajo, la casa y los amigos estás siempre con cientos de cosas a la vez, esto también resulte imprescindible.

Por eso hoy te voy a contar los trucos que utilizo para que mi cabeza funcione a pleno rendimiento y no falle nunca cuando me concentro a la hora de hacer uno de mis conjuros. Ya verás como te vienen fenomenal.

Lee tanto como te sea posible.

La lectura es una de la formas más eficaces de entrenamiento mental que existen y es que su práctica pone en funcionamiento diversos procesos mentales como la percepción, la memoria y el razonamiento. Además, cuando leemos interpretamos letras, palabras y frases en imágenes mentales y así somos capaces de dotarles de un significado válido para nosotros. Por ello, mientras leemos, nuestra imaginación y creatividad florecen al tiempo que lo hace nuestro vocabulario. También debes de tener en cuenta que cuanto más ambiciosa sea tu lectura, mayor será el aprendizaje que recibas.

 POST_MAR18_S1_500x500-1

Entrena tu memoria.

Cuando se trata de estimular nuestras capacidades cognitivas pocas cosas son tan útiles como ejercitar la memoria. Para ello existe una gran cantidad de ejercicios que consisten en retener información auditiva o visual o los crucigramas, los juegos matemáticos como el sudoku, los rompecabezas o el ajedrez.

Si decides poner en práctica este consejo, y para que no te desesperes ni frustres en tu primer intento, te recomiendo que comiences por ejercicios de nivel sencillo y, poco a poco, vayas aumentando el nivel de dificultad.

 POST_MAR18_S1_500x500-2

Aprende un nuevo idioma.

El aprendizaje de un idioma es una de las actividades de entrenamiento mental que más áreas de la corteza cerebral implican en su práctica. Según diversos estudios, aprender un nuevo idioma puede ayudar a prevenir el alzheimer y, además, ha quedado demostrado que las personas bilingües tienen unas mayores capacidades de concentración y aprendizaje.

Quizá a estas alturas llegar a ser bilingüe resulte muy complicado, pero el simple hecho de esforzarse en aprender un idioma y de ponerlo en práctica, ayuda enormemente a generar reserva cognitiva. Una práctica sencilla es que, a partir de ahora, veas las películas y series en versión original con subtítulos en español.

 POST_MAR18_S1_500x500-3

Descubre qué hay fuera de tu zona de confort.

Cuando decidimos cambiar nuestros hábitos y empezar a realizar nuevas actividades a las que nuestro cerebro no está acostumbrado contribuimos enormemente a estimularlo, especialmente si se trata de actividades que supongan un reto intelectual.

Como ejemplo se me ocurre que aprendas a tocar un instrumento musical, comiences a estudiar algo que te guste o, incluso, que conozcas gente nueva con inquietudes similares a las tuyas.

 POST_MAR18_S1_500x500-4

Come saludable y practica deporte.

Llevar una dieta sana y practicar actividades deportivas ayudan considerablemente a mejorar la salud de tu cerebro. En el caso de la dieta, te recomiendo que comas alimentos ricos en proteínas y ácidos grasos omega 3. Así ayudarás a tu cerebro a estar “bien alimentado”. En cuanto a la práctica de deporte, ya sea aeróbico o cardiovascular, te sugiero que lo adaptes a tu condición física y que paulatinamente vayas aumentando la intensidad. De esta forma aportarás grandes beneficios a tu sistema cognitivo.

POST_MAR18_S1_500x500-5

Con estos trucos seguro que eres capaz de quitar esas pequeñas motitas de polvo que hay en tu cerebro y, sobre todo y más importante, de sacarle brillo.

El cáncer, esa palabra tabú

Pasan los años y aún existe el miedo a la palabra cáncer. Y no es para menos, ya que se trata de una enfermedad que se lleva a millones de personas al año en todo el mundo.

El escritor y guionista Albert Espinosa, afirma que el cáncer le hizo perder una pierna, pero también ganar un muñón. Lo cierto es que resulta difícil afrontar el cáncer con tanta positividad, pero sí podemos enfocarlo de una manera más optimista y abierta.

En el post de esta semana hablaremos sobre el cáncer, sobre su origen y su porqué, y sobre qué tipo de reacciones y comportamientos debemos adoptar ante una persona que está pasando por esta enfermedad.

El término cáncer engloba un grupo numeroso de enfermedades que se caracterizan por el desarrollo de células anormales, que se dividen, crecen y se diseminan sin control en cualquier parte del cuerpo.

Pero para explicar el cáncer, hay que entender que, normalmente las células humanas crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren, y células nuevas las remplazan. Sin embargo, en el cáncer, este proceso ordenado se descontrola. A medida que las células se hacen más y más anormales, las células viejas o dañadas sobreviven cuando deberían morir, y células nuevas se forman cuando no son necesarias. Estas células adicionales pueden dividirse sin interrupción y pueden formar masas que se llaman tumores.

Puede resultar muy difícil enterarse que alguien de alrededor tiene cáncer. Es posible que automáticamente surjan muchas preguntas sobre cómo hablar y actuar alrededor de una persona que lo padezca. Por eso os traemos varios consejos.

 

  • Dejad que la persona tome la iniciativa. Si quiere hablar, escuchad atentamente.
  • Procurad sentiros bien y hacer sentir bien a la otra persona durante los silencios en la conversación. El silencio puede ayudar a la persona con cáncer a enfocar sus pensamientos. A veces el silencio conforta y permite al paciente expresar mejor lo que está pensando y sintiendo.
  • Tratad de mantener contacto visual. Esto le da a la otra persona la sensación de estar realmente presente y que se le está escuchando con atención.
  • Las miradas, caricias y sonrisas logran vencer las barreras de la enfermedad para el paciente.
  • Procurad no dar consejos. Dar consejos buenos es difícil cuando no es uno mismo quien está en la situación de la persona. Es más seguro hacer preguntas o escuchar.
  • Evitad frases como: “Sé cómo te sientes”. La persona puede sentirse incómoda, ya que es una situación muy delicada que cada uno afronta como puede.
  • Las personas con cáncer no siempre quieren pensar o hablar de la enfermedad, ya que no es agradable sentirse identificados como “pacientes de cáncer”. El reír y hablar acerca de otras cosas son a menudo distracciones bien recibidas.
  • Tratad de hacer juntos tantas cosas como sea posible. Si siempre habéis jugado a cartas, ¡comenzad a jugar nuevamente! Lo mismo con todas las actividades. Preguntad a la persona con cáncer si necesita tomar un descanso. Procurad no tomar muy a la ligera los efectos de la enfermedad, pero evitad la sobreprotección, y animadle a pasar tiempo con vosotros y los demás.

POST_3BRUJAS_500x500_feb18_1smna

Y como último consejo y el más fundamental, siempre siempre, sed vosotros mismos. Tratad de no preocuparos sobre si estáis haciendo las cosas de la manera correcta. Dejad que vuestras palabras y actos salgan del corazón. La compasión y preocupación sincera son las cosas más importantes que le podréis transmitir en este momento.

A propósito de los propósitos

Otro año llega y de nuevo encaras el mes de enero con unos kilos de más, y con el pantalón y la cartera un poco más apretados de la cuenta. Y es que parece que al final sí que han esos turrones que por diciembre jurabas que a ti no te iban a engordar porque no te gustan y no ibas a probar.

Pero no es lo único en lo que seguramente hayas fracasado. Sí, nos referimos a todos esos propósitos que entre uva y uva te marcaste, y que ya, a estas alturas, va costando cumplir. Junto a ese sentimiento de culpa directamente proporcional al recibo de la Visa que llega este mes.

En el post de esta semana os citaremos cuáles son los propósitos que nos marcamos la mayoría de nosotros y sobre todo, cuáles son los que fracasan año tras año. Pero también os daremos unas pautas para que en 2018, con un poquito de esfuerzo, seáis capaces de mejorar vuestros hábitos, y por tanto, vuestro día a día.

 

LOS PROPÓSITOS MÁS PLANTEADOS
– Perder peso y mantenernos en buena forma física

– Dejar de fumar

– Aprender algo nuevo

– Comer sano y tener una dieta equilibrada

– Saldar las deudas y ahorrar

– Pasar más tiempo con la familia

– Viajar y ver lugares nuevos

– Estar menos sometido a estrés

– Unirse a algún voluntariado

– Beber menos alcohol

POST_ENE18_S4_500x500-1POST_ENE18_S4_500x500-2

POST_ENE18_S4_500x500-3

POST_ENE18_S4_500x500-4

De acuerdo con un estudio realizado por el psicólogo Richard Wiseman, solo el 12% de las personas consigue lo que se propone cada vez que el calendario señala el inicio de un nuevo año.

Wiseman también llegó a la conclusión de que los hombres tienen más éxito cuando se unen a otros con un mismo objetivo (por ejemplo, ir al gimnasio) o cuando se centran en la recompensa que supondrá su objetivo. Sin embargo, las mujeres lo tienen más fácil a la hora de alcanzar sus objetivos cuando hablan de ellos con amigos y familiares.

Por eso si este año estáis pensando en hacer alguno de estos propósitos, tened en cuenta estos antes de hacerlo, o sed conscientes de que si no os lo tomáis muy en serio, es probable que fracaséis.

CONSEJOS

Para que no todo sea dejar los propósitos por el camino, a continuación os mostraremos una serie de consejos que podréis llevar a cabo, para que vuestros propósitos se conviertan en metas alcanzables y en hábitos del día a día.

1- No permitáis que cumplir vuestros propósitos sea algo solo para principios de año, mantenedlos visibles durante todo el año haciendo una lista y dejándola en algún lugar estratégico de la casa donde la podáis ver todo el tiempo y poder hacer así un seguimiento.

2- Visualizaos cumpliendo vuestras metas. Si nos imaginamos cumpliendo nuestros sueños, nos motivaremos más a hacerlos realidad. Busquemos imágenes para inspirarnos en lo que queremos lograr, eso nos ayudará a mantenernos contentos y motivados.

3- Metas realistas. Es importante que las metas sean realistas, estén a vuestro alcance y dependan solo de vosotros mismos. Si os ponéis metas muy difíciles y casi imposibles os desmotivaréis y será frustrante llevarlas a cabo.

 

Por ejemplo, en lugar de poner “Hacerme vegetariano” o “no volver a comer comida basura” podéis probar a  poner “tengo que comer sano”.

 

Además de todos estos consejos que acabamos de dar, es importante que en todo momento nos apoyemos en los familiares y en amigos para que así sea más fácil conseguir nuestras metas. Y es que son ellos los que mejor nos conocen y sabrán motivarnos a lograrlas. Y no solo eso, sino que muy probablemente sean los que nos eviten caer y no permitan que nos rindamos tan fácilmente.

¡Suerte a todos!

Ese invitado que no parece irse nunca

Hay años en los que el frío es como ese invitado que llega para unos días y resulta que semanas después todavía sigue en tu casa e incluso ha puesto el cepillo de dientes en el vaso del baño junto al tuyo. Y es que a pesar de que el mes de febrero está a la vuelta de la esquina, el frío sigue estando entre nosotros.

Por eso, en el post de esta semana vamos a darte unos cuantos consejos sobre cómo combatir el frío y sobre cómo llevarlo de la mejor manera. ¿Cómo se debe vestir en invierno? ¿Cuáles son los artículos básicos para protegerse del frío? ¿Qué significa vestirse en capas? ¿Qué materiales son los más indicados para conservar el calor corporal? Todas estas preguntas las contestaremos en las próximas líneas, así que estad atentos.

Los siguientes consejos ayudarán a entender la dinámica de vestirse apropiadamente para defenderse del frío y disfrutar del invierno:

Usa capas de ropa y de buena calidad


El consejo de oro para salir de forma abrigada y funcional durante el invierno consiste en colocarse la ropa en capas. Con esta técnica se controlan el frío y la humedad y se conserva el calor corporal.

En general, se aconsejan tres capas, aunque también dependerá de la actividad que vayáis a realizar. Si se llevan pocos artículos, el cuerpo se enfría de inmediato. Si se portan demasiadas prendas, se suda tanto que la ropa se humedece y hasta se pesca un resfriado.

Por tanto no se trata de ir vestido con más capas que una cebolla, sino que las capas que llevemos nos resguarden bien del frío y sean de buena calidad.

POST_ENE18_S3_500x500-1

 La cabeza y las extremidades siempre bien protegidas


Si la cabeza, las manos, los pies y la cabeza no están bien protegidas, el frío acabará llegando a nuestro cuerpo. Y es que es de suma importancia protegerse la cabeza contra el frío, el viento y la humedad con un buen gorro que tape hasta las orejas. Este, por lo general, se lleva debajo de la capucha impermeable que suelen tener los abrigos de invierno. Pueden añadirse orejeras, según el gusto y nivel de calor que se desee.

Por otro lado, resulta imprescindible una bufanda, la cual impide que el frío se cuele por el espacio que dejan los abrigos a nivel del cuello.

En las extremidades superiores e inferiores también puede adoptarse la técnica de las capas, si conviene. Os recomendamos que las manos nunca queden al descubierto. Para ello la calidad de los guantes que elijamos será de vital importancia.

Por último los pies. Es importante que estén siempre bien protegidos. Hay quien elige calcetines de lana o los de tipo montaña, pero los hay también los que eligen llevar doble capa. Los primeros, delgados y ajustados al pie para absorber el frío, y los segundos, preferiblemente de lana, merino u otra fibra natural o sintética, para cumplir una función de aislamiento térmico.

La atención a las extremidades es una prioridad, pues la sensación de frío comienza muchas veces por unos pies y unas manos mal abrigados.

 POST_ENE18_S3_500x500-2

Unos buenos zapatos de invierno

Decíamos ahora que tener los pies calientes es importante. Y al igual que los calcetines, el calzado es un elemento indispensable a la hora de conservar el calor.

Comprar buenos zapatos de invierno es la garantía de confort y protección para caminar sobre la nieve. Normalmente, se usan botas, cuyos modelos y materiales de confección varían dependiendo de la actividad. En todos los casos, las botas de invierno deben ser impermeables, de lo contrario incumplirán su función de aislante térmico.

Y para los más deportistas, recomendamos botas amplias, suelas gruesas y, por lo regular, de goma o materiales aislantes. Que ofrezcan máxima comodidad y mantengan el calor del pie. Generalmente, os recomendamos una talla mayor a la normal para resguardar el pie hasta con dos capas de calcetines, si es necesario.

POST_ENE18_S3_500x500-3

Outlet y tiendas de segunda mano

 

Para algunos de vosotros, adquirir los artículos de invierno puede convertirse en una inversión excesiva. De forma que, si contáis con un presupuesto limitado, la solución puede pasar por comprar buenos artículos de segunda mano en tiendas especializadas. Sobre todo, los abrigos y prendas de la capa externa, que suelen ser los más costosos.

Si seguís todos estos consejos será más fácil que os mantengáis calentitos pero además, mientras trabajáis, estudiáis o estáis en casa recordad estar cerca siempre de una buena calefacción.

Cuida tu alimentación y la de los tuyos

Todavía quedan unos pocos días para el comienzo de la Navidad. Esto significa que todavía estás a tiempo de tomar conciencia de lo mucho que las comidas y cenas con compañeros de trabajo, amigos y familiares pueden alterar las líneas que dibujan tu cuerpo y el de los tuyos.

Como me da en la nariz que te va a resultar un poco difícil resistirte a ciertos manjares y no cometer excesos, voy a darte unos consejos que te ayudarán a controlar tu alimentación y la de tu familia durante los días de Navidad.

Ante todo, relájate y disfruta.

Ya sea un evento familiar, con amigos o con compañeros de trabajo, tu predisposición ante él debe ser buena. Lo ideal es que te sientas tranquila y relajada para así favorecer una ingesta pausada y sin prisa. Esto te permitirá mantener una conversación amena con tus compañeros de mesa, degustar más y mejor cada bocado y, además, controlar lo que comes.

Evento en casa frente a evento fuera de casa. 

Si toca jugar en casa, elegir un menú sabroso a la par que equilibrado es mucho más fácil. Así que te recomiendo que te alejes de los convencionalismos gastronómicos de la época, que seas creativa y, sobre todo, que calcules el número de calorías por plato y comensal. Si sigues este consejo seguro que tus invitados te hacen la ola y quieren repetir el próximo año.

En cambio, si el evento tiene lugar lejos de las fronteras de tu casa y no tienes opción de elegir qué comer, te sugiero una única cosa: moderación. Procura, en la medida de lo posible, controlar la ingesta de grasas, carbohidratos y, por supuesto, alcohol. 

Cutlery Decorated with Red Ribbon on Wooden Background. Selective Focus. Space for Text. Toned image.

Esos días en los que tienes programadas varias comidas y cenas, un pensamiento viene a tu cabeza, casi por arte de magia, para animarte a coger la pértiga y saltarte una de tus comidas. Este pensamiento suele venir acompañado de la afirmación “como sé que me voy a poner las botas después, no como ahora y compenso”. Esta medida no es ni mucho menos acertada porque supone que tus hábitos alimenticios cambien, por lo que te recomiendo que, sin saltarte tus comidas, equilibres la ingesta de calorías diarias. Es decir, si tienes una cena copiosa, disfruta de una comida ligera (o viceversa).

Shabby chic table setting with wooden background and vintage cutlery. Top view

Muévete.

Qué mejor forma de quemar calorías que haciendo ejercicio, paseando, bailando o incluso patinando sobre hielo… Seguro que durante estas fechas tienes más tiempo para ti y para tu familia, por lo que te va a resultar muy fácil hacerlo. Y es que, además de ayudarte a compensar los excesos, te va a hacer sentirte mejor contigo misma y te va a ayudar a pasar más tiempo con los tuyos.

Romantic couple skating together in ice rink holding hands. High angle view.

 

Estoy segura de que si tú y tu familia seguís estos consejos la Navidad os va a sentar como nunca.

Preparad vuestra despensa para el frío

El invierno está a la vuelta de la esquina. Y con él, los catarros y gripes.

Pero no tenéis que preocuparos de nada, porque tengo un montón de consejos para aumentar vuestras defensas durante los meses más fríos del año.

  • Bebed mucho agua. Y si veis que os apetece menos, preparaos infusiones calentitas.
  • Practicad ejercicio. Idealmente, tres veces por semana. Si no podéis, intentad caminar más o subir por las escaleras en vez de usar el ascensor.
  • Evitad el exceso de grasas, sodio y azúcares.
  • Tratad de comer productos de temporada.
  • Y, sobre todo, comed variado y sano.

Ahora te voy a contar cuáles son los que nosotras os recomendaríamos en vuestra despensa para tener una salud de hierro.

Tomate

Contienen fibra, vitaminas, evitan la oxidación celular y ayuda a depurar toxinas. Si podéis pelarlos antes, mejor.

POST_NOV17_S3_500x500-1

Brócoli

Rico en vitamina C, antioxidantes y con pocas calorías.

POST_NOV17_S3_500x500-2

Verdura

O sea, los productos de la huerta verdes. Ya sabéis: lechuga, repollo, espinacas… Mejor en crudo, pero también cocidas, guisadas o en revuelto de huevo.

POST_NOV17_S3_500x500-3

Frutos secos

Las nueces son una fuente increíble de calcio y son especialmente recomendadas para personas mayores y niños.

POST_NOV17_S3_500x500-4

Sopas

Siempre apetecen y podéis hacerlas de verdura y añadirles alguna semilla como la chía.

POST_NOV17_S3_500x500-5

Frutas

Especialmente cítricas. Naranjas y mandarinas no deberían faltar en casa.

POST_NOV17_S3_500x500-6

Pescados

Si podéis, cuatro veces a la semana. Son las proteínas más aconsejadas.

POST_NOV17_S3_500x500-7

Carnes

La de pollo y pavo son las que menos grasa tienen, pero podéis comer de todo si es con moderación.

POST_NOV17_S3_500x500-8

Siguiendo estas sencillas instrucciones nada puede salir mal. Y ya sabéis, junto con una buena película y una mantita: ¡a pasar el mejor invierno de vuestra vida!