Un amor de casa por San Valentín

Diversos son los nombres, como diversas son también las teorías en torno al origen de esta popular -y para muchos comercial- fiesta que se conmemora el 14 de febrero. Día de San Valentín, Día de los Enamorados, Día del Amor y la amistad… No voy a entrar aquí ahora a elucubrar sobre ello, pero sí os voy a dar algunas sugerencias para que este día en vuestro hogar se hagan más visibles y palpables el embrujo y la llama de vuestro amor, si queréis dar una sorpresa inolvidable a vuestras parejas, claro. ¿Cómo de románticos sois?

Instintos básicos para hacerlo inolvidable.

Flores, velas, pétalos, corazones y globos. No deben faltar. Hay que hacerse con el más tierno arsenal, romántico y lo suficientemente pasteloso como para derretir a cualquiera. Y ¡a combinar!

 BLOG4Recursos1

Pasión por la creatividad.

San Valentín es uno de esos días en los que podéis dar rienda suelta a vuestra creatividad. Con las manos, mucho amor e imaginación. Por ejemplo, creando unas hermosas guirnaldas y convirtiéndolas en protagonistas de la decoración. Las más fáciles, las de papel, pero si sois habilidosos podéis sorprender a vuestra pareja haciéndolas de tela.  De color rojo, rosa, fucsia, plata o blanco, como más os gusten, coged lápiz, regla, tijeras, grapadora, unos hilos, unas cuerdecitas finas, lana y… vosotros mismos. Y si las hacéis con fotos de los dos, con vuestros momentos más felices ¡éxito seguro!

Amor a toda vela.

Las velas no pueden faltar para crear ambientes o rincones especiales, íntimos y únicos. Una o montones de ellas. Elegir es fácil. Por su forma, por sus colores y recordad acompañarlas de algunos de los sugerentes y elegantes portavelas diseñados para este día. ¿O qué os parecen, por ejemplo, perfumadas para ambientar el baño y un baño compartido?

BLOG4Recursos6

Flores, flores, muchas flores.

Celebrar este día sin flores es prácticamente un imposible. Nunca fallan. De temporada, como las mimosas; los crisantemos, por lo que duran, u otras cualesquiera que no sean rosas rojas para huir de los tópicos. Jarrones, botellas o tarros, serán los aliados perfectos. Y si alguno está decorado por vosotros mismos con mensajes personales, mejor que mejor. Un resultado sorprendente es fácil de conseguir colocándolas en lugares poco habituales, como por ejemplo, en la cocina. ¿Un truco? Jugad con sus colores y aprovechad los mejores puntos de luz de la casa para darle mayor protagonismo a ese ramo tan especial para este día.

 BLOG4Recursos4

Para los muy románticos pero muy poco inspirados.

El socorrido jarrón con flores os sacará de cualquier aprieto. O un centro espectacular, divertido u original para vuestra mesa. O una jardinera repleta de ellas. Y aunque haya dicho líneas arriba que son un tópico, un jarrón de 12 rosas rojas perpetuará la tradición una vez más este día con la reina de las flores. Es la flor que más define a los enamorados, ya que representa la pasión y el amor por alguien, y en San Valentín es el momento del año en el que más cantidades se venden. Y si os ha llegado la inspiración ¿por qué no en pétalos simulando un camino hacia el dormitorio, el baño o la mesa del salón?

El amor está en el aire.

Como decía la canción, “Love is in the air, everywhere I look around. Love is in the air, every sight and every sound”, así que podéis decorar cualquier rincón o habitación de vuestra casa. Desde la puerta de entrada, de cara al exterior, con una bonita corona, para darle la mejor bienvenida a vuestra pareja. O hacer del salón el centro de operaciones si todo va a girar alrededor de una súper cena súper romántica, en una mesa decorada ad hoc para la ocasión. Una idea: qué os parece un candy bar (para los corazones más golosos), una mesita repleta de comida dulce, pasteles, galletitas, etc. con esta temática tan romántica. Irresistible ¿verdad?

 BLOG4Recursos5

Un baño romántico también es una fantástica idea. Seguro que casi no hay nada mejor para vuestra pareja. Te aconsejo empezar por poner velas aromáticas -sándalo, vainilla, menta o chocolate-, luz muy tenue y música relajante o vuestras canciones favoritas. Cava, vino, bombones, fresas… Sorprende a tu pareja con esas delicatessen que tanto le gustan. El kit de accesorios para el baño tampoco puede faltar: necesitarás bombas de baño, aceites esenciales, exfoliante y toallas.

 

 

Y como colofón, una bañera llena de espuma o llena de pétalos de rosas rojas. ¿La sorpresa perfecta?

 

Cualquiera que sea el detalle que prepararéis a vuestra pareja siempre será bien recibido. Pero lo más valioso es recordar siempre que en días como hoy caben todos los amores. Y que la mejor forma de celebrar el amor y el mejor día para celebrarlo es vivirlo todos y cada uno de los días del año. ¿Opinas lo mismo que yo?