El gurú de la información

Hace años, cuando queríamos información sobre algo acudíamos a esa balda de casa que contenía los famosos tomos de enciclopedias. Libros enormes que contenían información sobre todo tipo de cosas y que pesaban varios kilos.

Afortunadamente para el ser humano, surgió una herramienta que aunaba toda esta información: Internet.

En el post de esta semana hablaremos sobre Internet, sus inicios y algunos datos interesantes que seguro no conocéis.

Realmente no hay una fecha clara a la hora de definir su “nacimiento” oficial. Lo que sí está claro es dónde nace Internet, y como no podría ser de otro modo, se trata de Estados Unidos.

Algunos sitúan el inicio en la creación de ARPANET en 1969. Unas cuantas computadoras unidas entre sí mediante conexiones telefónicas. Aquí fue donde se dio el primer intento de unir computadoras situadas en distintos lugares, pero no se puede considerar Internet en sí.

Post_2_01_500x500

Por eso sería más correcto señalar como el nacimiento de Internet a la puesta en servicio de la red NSFNET, una red que ya utiliza los protocolos TCP/y se encarga de la conexión de redes. Este hecho se produce en 1985 cuando ARPANET sigue en servicio. Es por ello, que NSFNET se considera una evolución o continuación de ARPANET.

Unos años más tarde, en 1989, Tim Berners-Lee, un licenciado en Física que trabajaba en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERNOrganisation Européenne pour la Recherche Nucléaire), propone un proyecto para la creación de un sistema de gestión de la información.

Tres años más tarde, en 1992, los primeros servicios para compartir información empiezan a aparecer a través de la Red. Es aquí donde surge lo que conocemos como “World Wide Web (www) o simplemente Web. El éxito de este sistema es inmediato ya que permite la publicación de documentos en Internet con la posibilidad de incluir enlaces a otros documentos alojados en otros servidores.

Post_2_02_500x500

Unos años más tarde, se crea el primer navegador llamado Mosaic, hoy conocido como Mozilla Firefox, y Microsoft crea también su propio navegador Web llamado Internet Explorer, también gratuito. Ambos luchan durante años por ser el número uno.

En los próximos años, surgen gigantes como Google, en 1998 o Facebook en 2004. Hasta el día de hoy.

Os dejamos también algunos datos que seguro que no conocéis acerca de este gran invento.

La primera webcam fue utilizada en Cambridge para monitorear una máquina de café.

El primer tweet de Google fue “I’m 01100110 01100101 01100101 01101100 01101001 01101110 01100111 00100000 01101100 01110101 01100011 01101011 01111001 00001010.” que significa “I’m feeling lucky”.

Mucho antes de la llegada de Google o Bing, ya existían los motores de búsqueda, y el primero fue WebCrawler en 1994.

La palabra Google viene de gúgol (10 elevado a la 100), como una metáfora de la gran cantidad de páginas que se proponían indexar los creadores.

Cada día se envían 247 millones de emails, el 81% son spam.

300 millones de personas visitan YouTube una vez al mes como mínimo.

El 44% de contenidos compartidos proviene de Facebook y el 29% de Twitter.

 

La mayor población conectada es Groenlandia, donde el 92% de todos los que viven allí tienen conexión a Internet

 

Más de 100.000 nuevos dominios .com son registrados cada día.

 

 

 

Sin duda, Internet es y será, uno de los avances más importantes de nuestra Historia, y es que, entre otras cosas, sin este, ahora mismo no podríais estar leyendo estas líneas. Así que disfrutadlo, pero eso sí, usadlo bien.

Nuestros hijos e Internet: No te quedes atrás

Si hay algo que ha condicionado la manera en que nos comunicamos en los últimos años esto ha sido la irrupción de las redes sociales en nuestras vidas. Facebook, Twitter, Whatsapp, Instagram… un mundo fascinante y en continuo cambio al que también tienen acceso nuestros hijos, nos guste o no. Por lo tanto, nuestro deber como padres y educadores es orientarles, enseñarles a protegerse de los peligros y establecer la costumbre de un uso razonable de las nuevas tecnologías.

CONSEJOS PARA PADRES

Como responsables de nuestros hijos, debemos controlar el cómo y el cuándo acceden estos a las redes sociales. Normalmente (y cada vez con más frecuencia), los adolescentes se adentran en Internet a través de sus smartphones, por lo que hemos de informarnos en nuestra compañía telefónica acerca de qué tipo de restricciones podemos imponer al teléfono de nuestros hijos. Algo que puede no ser muy de su agrado, pero es necesario que aprendan a acatar una serie de normas en cuanto a su uso para no afectar a la buena comunicación familiar.

Acoso en Internet

FB_Acoso_en_Internet_500x500

El acoso en Internet es un hecho tristemente real y debemos de estar 100% seguros de que nuestros hijos comprenden el peligro que esto supone, además de que estén preparados para hacerle frente al menor signo de que éste pueda darse, contra él o contra un amigo. Los rumores sobre una persona, la difusión de mensajes sin consentimiento, amenazas, imágenes inapropiadas de uno mismo o de los demás… debemos advertirles que todo lo que hagan y/o digan en la red tiene consecuencias. En su mano está que éstas sean malas o buenas.

Control de su historial de navegación

Es muy importante controlar las webs que frecuentan nuestros hijos para ver qué tipo de contenidos están recibiendo y poder evaluar la idoneidad de estos. Esto no supone mucho problema, pues basta con acceder al historial de navegación, tanto de su teléfono móvil como del ordenador que utilicen para navegar. Es vital que éste se encuentre ubicado en alguna zona común de la casa para así poder tener un mayor control de su actividad digital. La cocina o el salón son lugares más que adecuados para tal fin.

Pasa tiempo con ellos frente a la pantalla

FB_pasa_tiempo_con_ellos_500x500

Importantísimo: dedica tiempo a navegar con ellos. Es la mejor manera de enseñarles e inculcarles los valores y comportamientos correctos para manejarse en la red. Además, si encuentras una actividad común, ese tiempo será visto por ellos como algo positivo y no como una “sesión de control” por nuestra parte. Así, el beneficio será doble.

Conoce las políticas de privacidad de sus redes

Punto importantísimo es la necesidad de conocer las políticas de privacidad de las redes, pues así podremos conocer de qué manera pueden protegerse de ataques o miradas de extraños en su devenir por la red.

 

Siguiendo unas normas básicas de comportamiento en Internet más el uso del sentido común, haremos que nuestros hijos estén plenamente preparados para adentrarse sin peligro en la red de redes.