Un otoño lleno de posibilidades

Ya tenemos el otoño encima, y sí, aunque el verano nos ha encantado y lo hemos pasado genial, esta nueva estación del año también nos trae calidez, aunque de otro tipo. Llegan las hojas, piñas, calabazas, ramas, troncos, frutos de temporada… un montón de materiales naturales que podemos utilizar para decorar la casa. Ahí van un listado de ideas:

  • Avellanas: Coge un tarro de cristal cuadrado, llena el fondo de castañas y mete una vela grande en el centro. Puedes hacer una composición con tarros de diferentes tamaños o con velas de colores.

blog_recogida_ppal

  • Calabazas: Las reinas de los centros de mesa. Para decorar una gran mesa, hazte con 3 ó 4 de diferentes tamaños, píntalas de blanco con pintura acrílica o spray y hazles un soporte de hojas secas.

blog_halloween_ppal

  • Piñas: Busca una cesta o un cuenco de madera, llena el fondo de hojas secas de diferentes tonalidades y llénalo de piñas abiertas pintadas previamente con spray dorado.

 

  • Hojas: Sal a buscar hojas caídas por el otoño, de distintos colores y formas, y cuando tengas un buen puñado mételas en un tarro de cristal como si se tratara de un ramo de flores. Con cuerda marrón craft, haz una lazada en la parte superior del bote.

blog_recogida_3

Estos son pequeñas ideas para empezar a inspirarte, pero lo mejor es que dejes volar la imaginación.

Puente a la vista

Esta semana vamos a disfrutar de un fin de semana más largo ya que el lunes es fiesta, ¡bien! Un día extra que podemos aprovechar para darle a tu hogar un toque diferente con ideas tan sencillas como esta:

Bombillas recicladas micro-jardín. En ellas pueden plantar esquejes de cinta, ficus, menta, hierbabuena, albahaca, hiedra… y ver cómo sus raíces van creciendo mientras le dan a tu hogar un toque natural y moderno.

Quita el tornillo superior de la bombilla con unos mini alicates para quitar el casquete. Una vez está la bombilla abierta tenemos que romper unas capas de cristales con mucho cuidado para acceder a la “maquinaria” interna de la bombilla. Una vez esté limpia, rellena con tierra y piedras y siembra el esqueje. Por último pega de nuevo el casquete y cuélgala con un hilo.

¡Ahora solo falta esperar a que crezca! que crezca!