Niños y mascotas: amistad con responsabilidad

Hoy quiero hablaros de un asunto que, como padres, estoy seguro que más de una vez habéis tenido que tratar con vuestros hijos: permitir que nuestros hijos tengan mascota. Cierto es que muchos padres optan por la negativa tajante ante tal petición de los más pequeños de la casa, pero tal vez convendría no tomar a la ligera semejante decisión. Vamos a ver por qué.

En primer lugar, cabe destacar que los animales domésticos pueden ser un elemento muy positivo para el desarrollo del niño en los aspectos físico y afectivo. Pero al mismo tiempo debemos poner en una balanza los pros y contras que conllevaría dar este paso para poder tomar una decisión acertada.

POST_mascot2_2016_500x500_marzo

Por un lado, los niños que cuidan a sus mascotas aprenden algo fundamental: la importancia del amor, la responsabilidad y el respeto hacia los animales. Si inculcamos a nuestros hijos tales valores y accedemos a la habitual petición por su parte de tener un animalito en casa, conseguiremos que no vean a su mascota como un juguete, sino como a un amigo al que hay que proteger, cuidar y hacer feliz. 

En busca de la mascota perfecta

POST_mascot1_2016_500x500_marzo

Si finalmente nos decidimos a dar el paso, hay que tener en cuenta varios factores:

  • Adopta siempre en lugar de comprar.
  • Elige el tipo de animal adecuado a vuestro modo de vida y a las características de vuestro hogar.
  • Insiste en el hecho de que vuestra mascota no es un juguete, sino un miembro más de la familia.
  • Nunca dejes a la mascota sola con el niño hasta que éste sea lo suficientemente mayor.
  • Pide consulta con tu médico para que toda la familia se pueda hacer pruebas de alergias antes de tomar cualquier decisión.

Los beneficios de crecer juntos 

POST_mascot3_2016_500x500_marzo

Está demostrado que los niños que crecen al lado de una mascota desarrollan una mayor seguridad en sí mismos y en las relaciones con los demás. Son niños más sociables y con un nivel mayor de empatía, además de potenciar aspectos de la comunicación no verbal y la intuición. A eso hay que añadir que la relación con otro ser vivo ayuda a los niños a familiarizarse y entender y naturalizar los procesos biológicos del nacimiento y la muerte.

 

Teniendo todo esto en cuenta, si accedemos a ampliar la familia de este modo, es seguro que terminéis disfrutando de vuestro nuevo amigo más incluso que vuestros hijos. Es la magia de la amistad y el amor.

 

Y recuerda: por encima de todo, ¡ADOPTA!