El idioma de Nueva Orleans

La música es ese lenguaje que une a todo tipo de personas. No importa el idioma que se hable, hay ritmos y melodías que son capaces de transmitir y hacer entenderse a personas de cualquier lugar del planeta. Pero dentro de la música hay estilos que triunfan más que otros, que mueven más que otros y que tienen más historia que otros.

En el post de esta semana os hablaremos del Jazz. Un estilo con mucha historia y que, aún hoy en día, sigue triunfando en gran parte de nuestro planeta.

Su comienzo es un tanto peculiar, ya que las personas esclavas de origen africano, residentes en zonas sureñas de Estados Unidos, tenían por costumbre manifestar sus tradiciones tocando diferentes tipos de tambores y cantando. A causa de restringir por ley esta habitual rutina, recurrieron a la percusión mediante las palmas de las manos y el batir de los pies para disfrutar de sus fiestas y su música. Sin embargo, la prohibición no tuvo vigor en la llamada Place Congo de Nueva Orleans, en la que los esclavos tenían libertad para reunirse, cantar y acompañarse de verdaderos instrumentos de percusión artesanos.

Hubo esclavos en las colonias del norte, y cuando se necesitó mano de obra en los del sur, comenzaron a poblar estas colonias. Fue de estas poblaciones de esclavos africanos de donde surgieron los spirituals, los blues y los primeros sonidos de la música de jazz. Fue entonces cuando empezó el primer compás de este gran idioma.

Era una música que se alejaba de la clásica occidental, no se leía, brotaba de dentro, no se copiaba, se producía en cada momento y contaba mucho la implicación de los intérpretes.

El 6 de marzo de 1913, el “San Francisco Bulletin” fue el primer medio de comunicación en hacer público el término jazz en un artículo periodístico. En dicha ocasión, su propósito era referirse a la música que ejecutaba una orquesta del ejército. Sin embargo, el primer disco que incluyó música autodefinida como jazz, fue editado en 1917 por la Original Dixieland Band.

La principal característica del jazz es que no se apega de manera estructurada a una partitura, sino que se basa en la improvisación y la libre interpretación. Lo habitual, de todas formas, es que los músicos ejecuten un tema conocido dentro de un cierto marco armónico, y que dejen volar su imaginación para adornarlo y modificarlo según la inspiración.

Esta libertad de los artistas de jazz explica por qué el género no registra ventas masivas. El público está más habituado a consumir música subordinada a la melodía y estructurada con un estribillo, como es el caso del pop.

La interpretación más habitual del jazz incluye un instrumento solista (como una trompeta) acompañado por una sección rítmica (batería, bajo, contrabajo) e instrumentos armónicos (piano, guitarra). El jazz puede ser interpretado tanto por solistas como por tríos, cuartetos o las denominadas big bands, de múltiples integrantes.

Por último, terminaremos hablando de dos de los músicos más influyentes que ha habido en la historia del Jazz.

Billie Holiday

1_500X500

Nacida en el año 1915 en Filadelfia, fue una de las cantantes de jazz norteamericanas que más influyó en la historia de este género. Sus primeros años de vida fueron los más desafortunados, ya que tuvo que atravesar la orfandad, una violación cuando aún era una niña, la prostitución y, finalmente, la cárcel. Sin embargo, su decisión de participar de un casting como bailarina fue su punto de inflexión. Y es que a pesar de fracasar rotundamente con el baile, fue a través de esta experiencia que un pianista la convocó para cantar con su banda y lo que más tarde derivaría en que un importante productor y crítico de nombre John Hammond la descubriera.

A la edad de dieciocho años, grabó su primer álbum junto a Benny Goodman, un prestigioso clarinetista, y su suerte cambió gracias a sus inigualables cualidades vocales. Lamentablemente, el éxito le acabaría desbordando y no supo rodearse de personas que le ayudaran a salir de la profunda depresión en la que se ahogó lentamente, hasta quitarse la vida en 1959.

Louis Armstrong

2_500X500

Si hablamos de Jazz, inevitablemente tenemos que hablar de Louis Armstrong. Fue un cantante, trompetista y director norteamericano, nacido en el año 1900 y fallecido en 1971. Su coetáneo y conterráneo Duke Ellington dijo una vez que si había existido un verdadero Sr. Jazz, este había sido Louis Armstrong.

Dio sus primeros pasos por el mundo de la música en Nueva Orleans, su ciudad natal, tocando con varios grupos hasta el año 1922, en el cual Joe King Oliver lo invitó a formar parte de su banda, y esto marcó un hito en su carrera. Un par de años más tarde, participó de la grabación de varios discos en Nueva York y su fama creció rápidamente.

 

No se trata de un estilo musical arraigado en nuestro país, pero si de verdad sois amantes de la buena música y, en especial, de este género, seguro que en vuestra ciudad conseguís encontrar un local donde poder disfrutar de sus mejores notas.

Ya llega, ya está aquí

El verano ya está aquí… y ya sabemos lo que ello conlleva. Sí, vacaciones para muchos pero sobre todo calor, calor para todos. Pero es que además con el verano afloran las camisetas sin manga, las chancletas con velcro y lo más temido por todos… la canción del verano.

La canción del verano es aquella canción que más impacto mediático causa en la sociedad durante los meses de verano.  Suelen ser canciones con estribillos pegadizos, muy bailables, y son las más difundidas con diferencia en todos los medios de comunicación audiovisual, así como en bares y discotecas.

No existe ningún organismo ni personalidad que las designe oficialmente como canciones del verano. Las canciones del verano son denominadas como tales por los medios de comunicación incluso por la gente de la calle, por el boca a boca.

La receta para la canción del verano parece a priori sencilla:

  • Un estribillo fácil de aprender.
  • Un baile sencillo de realizar.
  • Y por supuesto una melodía tan pegadiza que no será fácil de olvidar.

 

Sin embargo, no resulta nada fácil que cualquier canción se convierta en la elegida. Y es que muchos de los artistas que lo intentan acaban siendo el hazme reír de la sociedad o simplemente quedan en el olvido.

En cuanto a la temática, más que una referencia a una estación particular del año, las canciones del verano hacen alusión a playas, fiestas, celebración, alegría, moda y por supuesto diversión, siendo el verano la época perfecta para este tipo de canciones.

A continuación os vamos a proponer nuestra quiniela de cuáles serán las canciones del verano para este año. Como ya hemos dicho anteriormente, cualquiera puede convertirse en la canción del verano, pero ya os hemos dado la solución de la fórmula que debe tener esta.

 

Luis Fonsi – Despacito

No hace falta ser un visionario para saber que, con mucha probabilidad esta será la canción del verano. Incluso se ha hecho recientemente una versión con Justing Bieber. Y la verdad es que hacía años que una canción no pegaba tan fuerte en todo el mundo.

 

Enrique Iglesias – Súbeme la radio

Si no existiese “Despacito” probablemente esta sería la canción del verano. No sabemos cómo lo hace, pero lo cierto es que Enrique Iglesias cada año nos sorprende con una canción de estribillos y ritmos pegadizos.

 

Pitbull – Hey Ma

Este es otro de los temas que seguro que vais a bailar sin parar este verano. Lo cierto es que desde hace años, todo lo que Pitbull toca lo convierte en oro, ya tu sabeh.

 

Esta es nuestra selección… ¿cuál es la vuestra?

Pero mira como beben los peces en el río

Seguro que sois muchos los que tenéis todavía metidos en la cabeza las melodías o las letras de algún villancico navideño. Esas canciones que se cantan en familia cuando llega la Navidad. Villancicos que escuchamos en las calles, en las tiendas y hasta en el coro de la iglesia.

Y cuando aún estáis tratando de libraros de las deudas que os han dejado los regalos de Navidad y de esos kilos de más que dejaron de herencia las innumerables cenas y comidas navideñas, os dais cuenta de que el Villancico sigue en vuestras cabezas como la típica canción pegadiza de verano.

Por eso tuvimos la genial idea de sacarnos este clavo de la cabeza, nunca mejor dicho, con otro clavo que esté al menos, mejor afinado.

Poner un par de trapos en el suelo. Aplicarle el Limpiador de madera concentrado de nuestra gama de productos, descálzate y saca brillo a tu madera al ritmo de la música.

A continuación os recomendamos algunos artistas que quizá más de uno conozcáis, pero que si no es así, seguro que vuestra cabeza y vuestro oído agradecen.

NOAH GUNDERSEN

POST_ENE_2017_500x500_smna3.1

Sabemos que todavía son días de frío, por lo que si habéis decidido quedaros en casa a la vera de un buen fuego arropado por una manta y todavía estáis nostálgicos por las fechas que acabamos de dejar atrás, os recomendamos a este artista.

Nacido en Washington, este joven estadounidense comenzó en la música ya de adolescente con clases de piano y guitarra. Es el compositor de todas las letras y melodías de las canciones de estilo Indie-folk que forman cada uno de sus discos.

Para los que no conozcáis al artista os recomendamos comenzar con el disco “Family” del 2011. Un disco con canciones personales y con letras que llegarán a más de un corazón.

ED SHEERAN

POST_ENE_2017_500x500_smna3.2

Seguro que muchos de vosotros lo conocéis y los que no sepáis quién es seguro que habéis cantado o incluso habéis bailado alguna de sus canciones en alguna ocasión. Incluso quizá os suene alguna de sus canciones por la banda sonora de alguna película que hayáis visto.

Algunos afirman que se trata de una de las mejores voces británicas de las últimas décadas. Este chico canta, compone, toca varios instrumentos y hasta baila si lo exige el guión. Y la verdad es que todo lo hace bien. Una de esas personas que adoramos pero que al mismo tiempo odiamos un poquito.

Edward Christopher Sheeran o como nosotros le conocemos, Ed Sheeran comenzó a cantar y a tocar la guitarra en la iglesia de su barrio. A los dieciséis años abandonó la escuela secundaria, y se trasladó a Londres para perseguir una carrera artística. Pronto llamó la atención de nada menos que Elton John, quien le ayudo a firmar un acuerdo de grabación. En septiembre de 2011 lanzó su álbum debut y desde entonces, los éxitos no han parado de llegar.

Os recomendamos su disco “X” que contiene canciones como Photograph o Thinking Out Loud. Y si de verdad queréis comprobar lo polivalente que este chico, os recomendamos ver el videoclip de la última canción citada.

Si os gusta la música Pop, Pop-Folk os recomendamos que os paréis a escuchar a este gran artista. Seguro no os dejará indiferentes.

ZARA LARSSON

POST_ENE_2017_500x500_smna3.3

Y para alejarnos un poco del Reino Unido y que no parezca que solo los británicos dominan esto de la música, hemos querido meter también en este grupo a una aspirante a princesa del Pop.

A día de hoy, la corte del pop está compuesta por Katy Perry, Rihanna, Beyoncé o Lady Gaga. Pero no todo dura para siempre y mucho menos en la realeza de la música.

Muchas cantantes les están pisando los talones a las superestrellas del pop, esperando su momento para saltar a primera línea y remplazar o destronar a las que ahora están en la cima. Una de estas aspirantes es Zara Larsson. A sus 18 añitos, la cantante sueca tiene una prometedora trayectoria por delante. Lleva varios años triunfando con su música. Y es que si en 2013 nos conquistó con un baladón como Uncover, ahora apuesta por un sonido más movidito que nos vuelve locos.

Su primer album de estudio fue “1”  lanzado hace apenas dos años. Os recomendamos canciones como Ain´t my fault, Lush Life o Never Forget You.

 

Así que ya sabéis, si todavía sois de los que seguís tarareando los villancicos os recomendamos que escuchéis alguno de estos temas para poder pasar página de la Navidad. Y ya de paso os lanzamos la pregunta

¿Qué artistas nos recomendáis vosotros?