El cáncer, esa palabra tabú

Pasan los años y aún existe el miedo a la palabra cáncer. Y no es para menos, ya que se trata de una enfermedad que se lleva a millones de personas al año en todo el mundo.

El escritor y guionista Albert Espinosa, afirma que el cáncer le hizo perder una pierna, pero también ganar un muñón. Lo cierto es que resulta difícil afrontar el cáncer con tanta positividad, pero sí podemos enfocarlo de una manera más optimista y abierta.

En el post de esta semana hablaremos sobre el cáncer, sobre su origen y su porqué, y sobre qué tipo de reacciones y comportamientos debemos adoptar ante una persona que está pasando por esta enfermedad.

El término cáncer engloba un grupo numeroso de enfermedades que se caracterizan por el desarrollo de células anormales, que se dividen, crecen y se diseminan sin control en cualquier parte del cuerpo.

Pero para explicar el cáncer, hay que entender que, normalmente las células humanas crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren, y células nuevas las remplazan. Sin embargo, en el cáncer, este proceso ordenado se descontrola. A medida que las células se hacen más y más anormales, las células viejas o dañadas sobreviven cuando deberían morir, y células nuevas se forman cuando no son necesarias. Estas células adicionales pueden dividirse sin interrupción y pueden formar masas que se llaman tumores.

Puede resultar muy difícil enterarse que alguien de alrededor tiene cáncer. Es posible que automáticamente surjan muchas preguntas sobre cómo hablar y actuar alrededor de una persona que lo padezca. Por eso os traemos varios consejos.

 

  • Dejad que la persona tome la iniciativa. Si quiere hablar, escuchad atentamente.
  • Procurad sentiros bien y hacer sentir bien a la otra persona durante los silencios en la conversación. El silencio puede ayudar a la persona con cáncer a enfocar sus pensamientos. A veces el silencio conforta y permite al paciente expresar mejor lo que está pensando y sintiendo.
  • Tratad de mantener contacto visual. Esto le da a la otra persona la sensación de estar realmente presente y que se le está escuchando con atención.
  • Las miradas, caricias y sonrisas logran vencer las barreras de la enfermedad para el paciente.
  • Procurad no dar consejos. Dar consejos buenos es difícil cuando no es uno mismo quien está en la situación de la persona. Es más seguro hacer preguntas o escuchar.
  • Evitad frases como: “Sé cómo te sientes”. La persona puede sentirse incómoda, ya que es una situación muy delicada que cada uno afronta como puede.
  • Las personas con cáncer no siempre quieren pensar o hablar de la enfermedad, ya que no es agradable sentirse identificados como “pacientes de cáncer”. El reír y hablar acerca de otras cosas son a menudo distracciones bien recibidas.
  • Tratad de hacer juntos tantas cosas como sea posible. Si siempre habéis jugado a cartas, ¡comenzad a jugar nuevamente! Lo mismo con todas las actividades. Preguntad a la persona con cáncer si necesita tomar un descanso. Procurad no tomar muy a la ligera los efectos de la enfermedad, pero evitad la sobreprotección, y animadle a pasar tiempo con vosotros y los demás.

POST_3BRUJAS_500x500_feb18_1smna

Y como último consejo y el más fundamental, siempre siempre, sed vosotros mismos. Tratad de no preocuparos sobre si estáis haciendo las cosas de la manera correcta. Dejad que vuestras palabras y actos salgan del corazón. La compasión y preocupación sincera son las cosas más importantes que le podréis transmitir en este momento.

A propósito de los propósitos

Otro año llega y de nuevo encaras el mes de enero con unos kilos de más, y con el pantalón y la cartera un poco más apretados de la cuenta. Y es que parece que al final sí que han esos turrones que por diciembre jurabas que a ti no te iban a engordar porque no te gustan y no ibas a probar.

Pero no es lo único en lo que seguramente hayas fracasado. Sí, nos referimos a todos esos propósitos que entre uva y uva te marcaste, y que ya, a estas alturas, va costando cumplir. Junto a ese sentimiento de culpa directamente proporcional al recibo de la Visa que llega este mes.

En el post de esta semana os citaremos cuáles son los propósitos que nos marcamos la mayoría de nosotros y sobre todo, cuáles son los que fracasan año tras año. Pero también os daremos unas pautas para que en 2018, con un poquito de esfuerzo, seáis capaces de mejorar vuestros hábitos, y por tanto, vuestro día a día.

 

LOS PROPÓSITOS MÁS PLANTEADOS
– Perder peso y mantenernos en buena forma física

– Dejar de fumar

– Aprender algo nuevo

– Comer sano y tener una dieta equilibrada

– Saldar las deudas y ahorrar

– Pasar más tiempo con la familia

– Viajar y ver lugares nuevos

– Estar menos sometido a estrés

– Unirse a algún voluntariado

– Beber menos alcohol

POST_ENE18_S4_500x500-1POST_ENE18_S4_500x500-2

POST_ENE18_S4_500x500-3

POST_ENE18_S4_500x500-4

De acuerdo con un estudio realizado por el psicólogo Richard Wiseman, solo el 12% de las personas consigue lo que se propone cada vez que el calendario señala el inicio de un nuevo año.

Wiseman también llegó a la conclusión de que los hombres tienen más éxito cuando se unen a otros con un mismo objetivo (por ejemplo, ir al gimnasio) o cuando se centran en la recompensa que supondrá su objetivo. Sin embargo, las mujeres lo tienen más fácil a la hora de alcanzar sus objetivos cuando hablan de ellos con amigos y familiares.

Por eso si este año estáis pensando en hacer alguno de estos propósitos, tened en cuenta estos antes de hacerlo, o sed conscientes de que si no os lo tomáis muy en serio, es probable que fracaséis.

CONSEJOS

Para que no todo sea dejar los propósitos por el camino, a continuación os mostraremos una serie de consejos que podréis llevar a cabo, para que vuestros propósitos se conviertan en metas alcanzables y en hábitos del día a día.

1- No permitáis que cumplir vuestros propósitos sea algo solo para principios de año, mantenedlos visibles durante todo el año haciendo una lista y dejándola en algún lugar estratégico de la casa donde la podáis ver todo el tiempo y poder hacer así un seguimiento.

2- Visualizaos cumpliendo vuestras metas. Si nos imaginamos cumpliendo nuestros sueños, nos motivaremos más a hacerlos realidad. Busquemos imágenes para inspirarnos en lo que queremos lograr, eso nos ayudará a mantenernos contentos y motivados.

3- Metas realistas. Es importante que las metas sean realistas, estén a vuestro alcance y dependan solo de vosotros mismos. Si os ponéis metas muy difíciles y casi imposibles os desmotivaréis y será frustrante llevarlas a cabo.

 

Por ejemplo, en lugar de poner “Hacerme vegetariano” o “no volver a comer comida basura” podéis probar a  poner “tengo que comer sano”.

 

Además de todos estos consejos que acabamos de dar, es importante que en todo momento nos apoyemos en los familiares y en amigos para que así sea más fácil conseguir nuestras metas. Y es que son ellos los que mejor nos conocen y sabrán motivarnos a lograrlas. Y no solo eso, sino que muy probablemente sean los que nos eviten caer y no permitan que nos rindamos tan fácilmente.

¡Suerte a todos!

¿Qué tipo de sangre corre por tus venas?

Desde hace años el tema de los vampiros ha resultado ser una de las fijaciones favoritas de pequeños y mayores. Seres fantásticos que se alimentan de sangre humana en su gran mayoría. Pero ¿creéis que los vampiros se inclinan más por un tipo de sangre que por otra?

Aprovechando que el 14 de junio es el día mundial de la sangre, queremos hablar de los tipos de sangre que existen y de las compatibilidades que existen entre estos. Y es que seguro que muchos no sabéis qué grupo sanguíneo sois incluso la compatibilidad que tienen con otros tipos de sangre.

Pues debéis saber que un grupo sanguíneo es una forma de agrupar ciertas características de la sangre en base a la presencia o ausencia de determinadas moléculas, llamadas antígenos, en la superficie de los glóbulos rojos. Existen muchos grupos sanguíneos, pero entre todos ellos destacan por su importancia a la hora de la transfusión los grupos pertenecientes ABO y Rh.

Aunque las funciones de la sangre se desconocieron durante siglos, los médicos sabían de su importancia y realizaron múltiples intentos de transfusiones sanguíneas para erradicar y curar enfermedades. En la mayor parte de los casos, resultaron nocivos para el paciente por lo que esta práctica no solo se dejó de realizar, sino que se prohibió.

En 1900, el patólogo alemán Karl Landsteiner comenzó a mezclar sangre de diferentes personas, encontrando que algunas mezclas eran compatibles.

Descubrió que, en la superficie de los hematíes, existían dos tipos de proteínas marcadoras o antígenos que denominó A y B. Además descubrió que el plasma contiene también dos tipos de anticuerpos que reaccionan con las proteínas de los glóbulos rojos y que llamó anticuerpos Anti-A y Anti-B.

De esta manera estableció cuatro tipos de grupos sanguíneos:

 

Grupo A

Aquel grupo de sangre cuyos glóbulos rojos tienen el antígeno A y en las que su plasma encontramos el anticuerpo Anti-B.

 

Grupo B

Sus glóbulos rojos tienen el antígeno B y su plasma los anticuerpos Anti-A.

Grupo AB

Los glóbulos rojos de este grupo tienen los dos tipos de antígenos: A y B; pero el plasma no tiene ningún anticuerpo.

 

Grupo 0

En este grupo sanguíneo los glóbulos rojos no tienen antígenos, pero el plasma tiene anticuerpos Anti-A y Anti-B. 

COMPATIBILIDAD

Aquí os dejamos una tabla con las distintas compatibilidades que hay entre grupo sanguíneos. ¿Sabes a quién puedes dar tu sangre? ¿Y de quién la puedes recibir?

GRUPOSSANGRE

FUENTE: http://www.donantesdesangrearagon.org/informacion-medica/compatibilidad-grupos-sanguineos-22.html

 

Una transfusión entre grupos incompatibles puede provocar una reacción inmunológica. Por lo que la identificación de los grupos sanguíneos supuso un hecho importantísimo.

Dulces sueños

A día de hoy la esperanza de vida de un ser humano en España es de unos 83 años. A medida que pasan los años la esperanza de vida aumenta, ya sea por la calidad de vida, por los avances tecnológicos y sanitarios o incluso por la calidad del descanso.

Siempre se ha dicho que lo recomendable es dormir 8 horas al día para estar descansado tanto física como psicológicamente. Lo que quiere decir que más o menos pasamos un tercio de nuestras vidas dormidos, o lo que es lo mismo unos 26 años de nuestra vida. Seguro que este dato os asusta y ni siquiera os habíais parado a pensarlo nunca. No os preocupéis, para poder vivir de forma saludable los otros dos tercios de nuestra vida, es de vital importancia un buen descanso.

Seguro que si os decimos que dormís mal, más de uno se reiría o pensaría que estamos diciendo una tontería. Pero, ¿sabías que hay posturas que debemos evitar o, que hay algunas que son más recomendables que otras para el descanso?

Esta vez no vamos a hablar de los diferentes tipos de almohadas o colchones que debes utilizar para que tu descanso sea el adecuado, ya que ese tipo de consejos, muchas veces os acaban costando 800 euros. Hoy venimos a hablaros de las tres mejores posturas para descansar y cuál debemos evitar para un descanso adecuado.

COMO UN TRONCO

Esta postura consiste en ponerse boca arriba y con brazos a lo largo del cuerpo. Se trata de una posición bastante estable. La respiración será adecuada y además, no os causará problemas de espalda ya que no sometemos a ningún esfuerzo a la espina dorsal. Puede incluso favorecer a la belleza, ya que dormiremos con la cara al descubierto, lo que evitará todo tipo de arrugas. Se trata de la postura ideal. Por poner un pero, al adoptar esta postura estaremos expuestos a los ronquidos más sonoros.

POST_FEB_S4_2017_500x500_1 EN POSICIÓN FETAL

Se trata de dormirse hacia uno de los lados, con las piernas ligeramente levantadas hacia el pecho y con las manos entre los muslos o encima de la almohada. Esta postura ayuda a evitar los reflujos estomacales y mejora la respiración, ya que la posición del cuerpo permite que el aire circule libremente por éste. Se trata de la postura indicada para las personas que sufren la apnea del sueño, ya que impide las obstrucciones.  Es importante que nuestro cuerpo no descanse encima de nuestras extremidades, algo que hacemos de forma involuntaria, pero que trae los famosos calambres mañaneros. El pero es que se trata de la posición en la que más arrugas aparecen.

Una investigación realizada por científicos turcos señaló que aquellos que se recostaban sobre el lado derecho de su cuerpo en lugar del izquierdo sufrían menos pesadillas. En concreto, un 40,9% frente a un 14,6%.

POST_FEB_S4_2017_500x500_2

BOCA ABAJO

 Una de las posiciones que más utilizamos y que resulta dañina para nuestra espalda y salud, es la posición boca abajo. Esta posición de sueño hace que sea difícil para tu columna vertebral mantenerse en una posición neutral.

Dormir boca abajo pone mucha presión sobre las articulaciones y los músculos, lo cual puede irritar los nervios y causar dolor, entumecimiento y causando sensación de hormigueo.

Sin embargo, también es verdad que dormir boca abajo puede ayudar a mantener la parte superior de las vías respiratorias más abiertas.

Si además tendéis a roncar mucho por la noche, dormir boca abajo puede no ser una mala idea.

Si optáis por dormir boca abajo, asegúrate de que la almohada sea muy delgada, o en no utilizar una en absoluto.

Beneficios reales del verano en la salud

Para muchos, el verano es sinónimo de alegría, bienestar y vacaciones. Pero además, existen otros beneficios del verano que inciden directamente en nuestra salud y de los cuales podemos aprovecharnos. Quizá el más conocido sea que el clima te puede ayudar a reponer tus niveles de vitamina D, necesaria para una salud óptima y fomenta un mejor estado de ánimo. Pero hay otros no tan conocidos pero de efectos altamente deseables.

Mejor humor

500x500_Agosto_risa

El clima y los días de sol fomentan un mejor estado de ánimo y aceleran nuestro metabolismo. El calor es el compañero perfecto de infinidad de planes y anima constantemente a  compartir el tiempo con los amigos, algo que nos beneficia a todos.

Un corazón de hierro

500x500_Agosto_corazon

Una investigación del Instituto del Corazón del Hospital Buen Samaritano de Los Ángeles (California) sugiere que tenemos un 36% más de probabilidades de morir en invierno por un ataque al corazón que en verano. Ojalá poder vivir en un eterno verano, que diría nuestro corazón en caso de poder hablar.

¡Fuera estrés!

500x500_Agosto_stress

Es época de vacaciones, es decir: aparca tu rutina a un lado y cambia de aires. El descanso nos carga las pilas, nos activa  y, por lo tanto, hace que nos sintamos mejor.

No más infecciones

500x500_Agosto_sudor

¿Sabías que el sudor generado por el calor ayuda a liberar a tu organismo de toxinas y mantiene tu piel libre de bacterias y hongos? Además, mejora la circulación y abre los poros, por lo que una buena limpieza mantendrá alejado al acné. A partir de ahora te lo pensarás dos veces al quejarte del sudor en verano.

Alimentación rica y fresca

500x500_Agosto_dieta

El verano es época de alimentos nutritivos, frescos y  bajos en calorías que te llenan de antioxidantes y vitaminas; ideales para prevenir el envejecimiento prematuro, la diabetes, bajar el colesterol y frenar el deterioro cognitivo. Además de buenos para la salud, muchos de estos alimentos son fantásticos aliados en la lucha contra el calor.

Actividades 100% saludables

500x500_Agosto_deporte

¿A quién no se le antoja nadar en las tardes de verano? Un ejercicio que nos ayuda a mantenernos en forma, ya que utilizas todos y cada uno de los músculos de tu cuerpo para avanzar en el agua. Además, mejora nuestro estado de ánimo, alivia la depresión y puedes compartir un momento agradable con tus seres queridos. ¡El deporte más completo también en verano!

 

En definitiva: hay que cuidar la salud y aprovechar al máximo todo aquello que nos pueda brindar una mejor calidad de vida. Si no puedes disfrutar de vacaciones este año, aprovecha cada minuto que tengas libre, disfruta del sol y llénate de energía. Hay mucho bueno en el verano, a pesar del calor.

Tomar el sol: tu salud antes que el bronceado

Todos los años la misma historia: llega el verano y nos lanzamos como locos a tomar el sol en jardines, piscinas y playas para tratar de alcanzar el bronceado perfecto. Y también, como todos los veranos, las mil y un noticias y artículos en diferentes medios sobre las precauciones que hay que tomar al hacerlo. Ya sé que seguramente diréis “pero si ya me las conozco de sobra”, pero no está de mas recordarlas (pues seguro que muchas se os olvidan accidentalmente), además de añadir algunas de las que, seguramente, no hayáis escuchado. El sol es nuestro amigo, pero hay que saber llevarlo.

ANTES DE TOMAR EL SOL

post_atract_500x500_zumos

Mucha gente piensa que preparando su piel aplicando un protector solar es suficiente para lanzarse a un placentero baño de sol, y no es así. Todos los médicos y expertos consultados coinciden en que es necesario preparar la piel a través de la ingesta de vitaminas provenientes de frutas y verduras como las de zanahorias o las cerezas, pues estas nos proporcionan betacarotenos, unos compuestos químicos que nos protegen de agresiones externas. Además conviene, que antes de exponernos sin miedo al astro rey, nos sometamos a una sesión de peeling para eliminar células muertas y conseguir así un bronceado uniforme, sin malas coloraciones ni manchas solares.

MIENTRAS TOMAMOS EL SOL

post_atract_500x500_karite

Ha llegado la hora: sandalias, gafas de sol, crema protectora factor 50 y pulverizador de agua. ¡Estamos listos! Pero ojo, no es tan fácil como parece. Además de la sempiterna crema protectora, tenemos que asegurarnos de que la temperatura no es muy alta y que el cielo esté cubierto, al menos temporalmente. Olvídate de las colonias y perfumes para bajar a la playa, pues en muchas ocasiones son los culpables de la aparición de las tan molestas (y peligrosas) manchas. Y hay que tener en cuenta que el sol acelera el envejecimiento de nuestra piel, por lo que mi consejo es que nos hagamos con una crema de karité para crear una película invisible que nos ayude a defendernos de los rayos UVB y UVA. Y por último, pero no por ello menos importante, es necesario acudir a nuestro médico para saber si podemos tomar el sol sin problema en caso de estar bajo algún tipo de tratamiento. Más vale prevenir que curar.

DESPUÉS DE TOMAR EL SOL

post_atract_500x500_te

Finalmente, y tras volver a casa después de un largo día de playa o piscina, es el momento de dedicarle los últimos cuidados a nuestra piel para conseguir el máximo cuidado al mismo tiempo que un bronceado perfecto. Lo primero es eliminar cualquier impureza o rastro de salitre, cloro o piel muerta usando un gel de baño para pieles sensibles con ph neutro. Aunque con una ducha es suficiente para recuperar el tono, el uso de una crema altamente hidratante o aceites esenciales contribuirán a la recuperación de la piel al tiempo que la relajarán. Por último, y a modo de secreto, os contaré un pequeño truco que seguro que a más de uno os vendrá de perlas este verano: para conservar el bronceado todo lo posible basta con añadir al baño una infusión de cuatro bolsitas de té negro en un litro de agua, pues es un autobronceador natural del que puede nutrirse nuestra piel.

Familia sana, familia feliz

Queridos amigos y amigas, hoy quiero hablar del que quizá sea uno de los asuntos más importantes y menos tomados en cuenta dentro del seno de la familia. Estamos hablando de la dieta, el ejercicio y los hábitos saludables, en general. Así que os voy a dar una serie de pequeños tips con los que conseguiréis involucrar a toda la familia para lograr todos juntos llevar una vida más sana.

¿Por dónde empezamos? Si ya os habéis decidido a promover un estilo de vida más sana, ¡enhorabuena! Ahora lo importante es buscar una actividad física que poder realizar de manera conjunta y sea adecuada para todos los miembros y edades de vuestra familia. Actividades como el running, tenis o pádel, senderismo, natación o ciclismo pueden perfilarse como los deportes perfectos para conseguir moveros del sofá los sábados y domingos por la mañana.

Dar ejemplo es fundamental. Si vuestros hijos ven cómo hacéis deporte, os alimentáis como es debido y, lo que es más importante, lo hacéis de manera natural y sin que ello suponga “un esfuerzo”, os será más fácil inculcarles los beneficios de la vida sana.

Guerra al sedentarismo. Haced de vuestra familia una familia activa realizando actividades físicas juntos en lugar de cada uno por su lado. Por supuesto, cada uno tiene sus preferencias, pero es importante que elijáis una en la que participéis todos los miembros. Vuestros lazos se estrecharán y os convertiréis, al mismo tiempo, en una familia más activa.

FB_3Brujas_img_500x500_Abril_sana3

¡Tu mascota también es parte de la familia! Como bien sabréis todos los que tenéis un perro en la familia, estos necesitan una dosis bastante alta de ejercicio físico y juego (sobre todo si son jóvenes). Una buenísima idea es involucrar a vuestro canino amigo dentro de la dinámica de ejercicios en familia. Tanto él como todos los demás lo agradeceréis.

FB_3Brujas_img_500x500_Abril_sana2

La cocina y las comidas, mejor juntos. Si en lugar de darles las comidas ya hechas cocináis todos juntos recetas sanas y les explicáis el porqué de centraros en un tipo concreto de recetas y no otras, entenderán mejor lo que están comiendo cuando estéis todos juntos en la mesa. Al final, se convertirá en algo tan rutinario que lo haréis todos encantados, disfrutando de un tiempo en familia la mar de agradable.

FB_3Brujas_img_500x500_Abril_sana4

Vegetales al poder. A propósito de la alimentación, basad vuestra dieta principalmente en frutas, verduras y hortalizas y que éstas estén presentes en todos vuestros platos. Acompañadlas (sobre todo en las cenas) de alimentos con alto contenido proteico fácilmente asimilable: huevos, pescado, carne blanca…

FB_3Brujas_img_500x500_Abril_sana1

Con estos sencillos consejos y un poco de iniciativa, estoy segura en muy poco tiempo vuestra familia será otra y todos os sentiréis mucho mejor en todos los sentidos. Y lo mejor de todo: ¡pasándolo bien!

Los resfriados tendrán que esperar

Sabemos que un resfriado llega cuando llega y que a veces, por muy cuidadosos que seamos con nuestros hábitos, el invierno se nos mete en el cuerpo y por unos días sus síntomas nos conquistan. Aún así, vamos a contaros cómo podemos reforzar nuestro sistema inmunológico para pasar los últimos coletazos del invierno y recibir a la primavera con todas nuestras defensas en primera línea de batalla.

Las abuelas, que son muy listas, tienen un truco para combatir los síntomas del resfriado que consiste en echar unas gotas de eucalipto o mentol natural en un paño y ponerlo en el baño mientras nos damos una ducha caliente. De esta manera, el paño junto al vapor del agua caliente genera más humedad en el ambiente y despeja tus pulmones.

Hacer ejercicio y sudar mucho es una herramienta muy eficaz para frenar los síntomas de la gripe, porque mantienes el cuerpo sano, regeneras los líquidos cada día y refuerzas el sistema inmunológico. Además, es también un paliativo de los síntomas una vez los estamos sintiendo ya que tiene un efecto anti-inflamatorio.

Ingerir vitamina D, que encontrarás en alimentos como los cereales, el queso o la leche, es esencial para el sistema inmunológico. Según algunos estudios, las personas, sobre todo los niños, con falta de esta vitamina tienen un 40% de posibilidades de contraer un resfriado.

¡Manos limpias! ¿Sabías que nos tocamos la cara una media de 16 veces cada hora? Para evitar que las bacterias o los virus accedan a nuestro sistema, es importante lavarse las manos cada cierto tiempo con agua y jabón. Esto no quiere decir que tengamos que obsesionarnos y lavarlas 16 veces cada hora, pero sí ser conscientes de las cosas que tocamos o si vamos a utilizar las manos para comer, por ejemplo.

Cebolla y chocolate. Dos ingredientes tan distintos y que nunca van juntos, pueden ser buenos aliados para enfrentarnos a los virus del resfriado. La cebolla por sus elementos antiinflamatorios y antioxidantes, y el chocolate negro por su contenido de teobromina. Algunos estudios afirman que la teobromina del chocolate negro es más efectiva contra la tos que la codeína de algunos medicamentos.

Agua de coco. Igual no has prestado mucha atención, pero cuando vas a la frutería, entre los productos de siempre se encuentran los cocos. El coco puede ser la manera más exótica de combatir un resfriado, ya que su agua es desintoxicante y antivírica.

Suma a estos consejos un estilo de vida saludable, la ropa adecuada para el frío de cada momento, no descuides cubrir tu garganta y estamos convencidas de que la gripe no tendrá nada que hacer contigo. ¡Feliz frío de invierno!

Salir a correr con los más peques

Lo empezamos a ver en las películas hace muchos años y nos parecía extraño, luego vimos réplicas en los anuncios más modernos de la tele, y ahora por fin ya es una realidad que no nos extraña nada: salir a correr con tu bebé en su carro está de moda, es muy práctico y estimula su desarrollo. ¡Perfecto! Así que, a partir de ahora si quieres, puedes quejarte de que hace mucho frío o mucho calor, pero ya no vale decir que como tienes niños pequeños, no tienes tiempo de hacer deporte.

Así que si aún te queda alguna duda, vamos a darte las claves para que entiendas por qué salir a practicar running con los más peques es un plan perfecto:

Porque seguramente con la llegada del peque a vuestras vidas, vuestros planes se han visto reducidos y pasáis más tiempo en casa del que os gustaría. De esta forma, disfrutáis de un plan en familia en el que todo encaja. Pero ojo, es importante que no salgáis a correr con los recién nacidos, porque se encuentran en un periodo de adaptación al medio y lo que necesitan es tranquilidad en sus paseos. Por eso creemos conveniente que no se debe correr con bebes menores de tres meses.

El deporte os va a unir. Aunque pensemos que nuestros bebés son muy pequeños para ser conscientes de las cosas, todo, desde bien pequeños hace mella en ellos y en nosotros. Generar este sano vínculo es muy gratificante para ellos y para nosotros.

Es importante correr con un carro especial y creado para este fin, ya que son distintos a los carros habituales que se usan para pasear. Si vais a comprar uno, debéis tener en cuenta varias cosas:

  • Las ruedas: los carros para correr tienen solo 3 ruedas, una delantera y dos traseras y son considerablemente más grandes. Si este carro es el que vas a usar también para pasear, asegúrate de que se pueda bloquear la rueda frontal.
  • El freno: es un complemento imprescindible de los carros ya que permite mantener la velocidad cuando corremos pendiente abajo, evitando que perdamos el control de la velocidad en una cuesta.
  • Protector para el sol: es importante que sea ajustable para que los peques vayan protegidos en días muy soleados.
  • Manillar: elige un carro que te permita ajustar la altura del manillar para poderlo ajustar a tu altura y correr con la postura adecuada.

Y por último no debes olvidar que no estás practicando solo deporte, sino que estás realizando una actividad con tu bebé. Por eso, es importante que lleves agua para ambos y algo para comer cuando terminéis la jornada, algún juguete para que el niño se entretenga con él y con el paisaje y sobre todo, convierte este momento en algo mágico, porque… ¿quién dice que estáis corriendo y no volando por las nubes para buscar dragones mágicos? 😉