¡Viva San Fermín!

Seguro que muchos habéis oído hablar sobre San Fermín o por lo menos, conocéis su nombre gracias a las fiestas que se celebran en Pamplona en su honor. Pero seguro que pocos sabéis, sin embargo, que su historia, al igual que la de otros santos, es una leyenda que para muchos estudiosos carece de base histórica.
Y es que según varios historiadores de la capital Navarra y arqueólogos de Amiens, de donde nació la leyenda en el siglo IX, la historia de San Fermín no tenía base histórica alguna. A pesar de ello, Amiens y Pamplona siguen rindiendo culto a este santo y miles de personas en el mundo han oído hablar de él gracias a las fiestas de San Fermín.

Pero entonces ¿quién era San Fermín?
Por lo que cuenta la leyenda, el padre de San Fermín era una de las personas con más autoridad de Pamplona en el siglo III. Un cura francés que estaba de visita por allí, San Saturnino, tras entablar amistad con la familia y llegar a un acuerdo, decidió convertir al joven Fermín al cristianismo. Tras esto, el joven muchacho se trasladó a Toulouse (Francia) para iniciar su formación sacerdotal y, una vez la finalizó, volvió a Pamplona para liberar a su pueblo del mal provocado por las falsas supersticiones.
San Fermín regresó otra vez a Francia, cristianizó a miles de paganos y se quedó a vivir en Amiens, ciudad en la que murió torturado y degollado. Se dice que su cuerpo reposa en Amiens, aunque está repartido en forma de reliquias; en Pamplona hay tres.

Desde entonces, se le dedica al Santo una procesión muy bonita el día de su onomástica y él, en agradecimiento, hace de doblador en los encierros protegiendo a los corredores.

POST_JUL_S1_2017_500x500

Por eso, si vais a ir este año, aquí os dejamos la estrofa que se canta poco antes del comienzo del encierro, en la que los corredores del primer tramo, el de la cuesta de Santo Domingo, se encomiendan a la imagen de San Fermín, el patrón de las fiestas.
“A San Fermín pedimos
por ser nuestro patrón,
nos guíe en el encierro
dándonos su bendición”

Desde 2009 se añade la estrofa en euskera por iniciativa de los corredores del encierro:

“Entzun arren San Fermín
zu zaitugu patroi
zuzendu gure oinarrak
entzierru hontan otoi”.