Consejos para retomar o empezar a hacer deporte a la vuelta de vacaciones

Se acerca el final de las vacaciones y más de uno seguro que está ya con el bajón de la vuelta al trabajo. Aunque el síndrome posvacacional no es una enfermedad, existen una serie de trastornos asociados a la vuelta a la rutina que pueden complicar las primeras semanas tras las vacaciones. Sus principales síntomas son el estrés, la ansiedad, el cansancio, el dolor de cabeza y problemas para conciliar el sueño y en la memoria.

 

Afortunadamente os traemos un secretillo para que podáis combatir esa pequeña depresión, y no es otro que el deporte.

Hacer deporte a la vuelta de las vacaciones, tanto si se ha hecho durante el verano como si no, ayuda a prevenir el síndrome posvacacional. Y es que seguro que más de una vez habéis oído que el deporte aumenta el bienestar gracias a la generación de endorfinas, que proporcionan una sensación de placer y felicidad, y facilita la conciliación del sueño por la noche.

 

Por eso, aunque existen cientos de consejos y ejercicios para combatir el estrés, nosotras hemos decidido recomendaros uno que, además de bajaros la depresión también conseguirá bajaros esos kilitos de más que habéis cogido a lo largo de las vacaciones.


Consejos para retomar o empezar a hacer deporte a la vuelta de vacaciones

  • Ejercitad los músculos poco a poco: Si no habéis realizado ningún tipo de actividad en todas las vacaciones, es importante saber que nuestros músculos estarán relajados, por lo que hace falta volver a estimularlos. Por eso hace faltan realizarlos de forma progresiva para evitar lesiones.

POST_3BRUJAS_500x500_sept_1smna_01

  • Deporte, unas tres o cuatro veces por semana: Aunque depende de cada persona, es conveniente alternar los días de deporte y así no sobrecargar los músculos. Os aconsejamos practicarlos unos tres o cuatro días a la semana, aunque si se trabajan distintos músculos se puede realizar todos los días.
  • Alimentaos mejor: A la vuelta de vacaciones notaréis más cansancio y que los músculos no están tan flexibles como antes del verano. Para evitar dolores musculares es bueno que mejoréis la alimentación y que bebáis abundante agua durante todo el día.

POST_3BRUJAS_500x500_sept_1smna_02

  • Preparad un plan o rutina: Si la preparación física es importante a la hora de volver a hacer ejercicio, la motivación puede serlo aún más. Una buena idea es escribir en un papel un plan con una rutina semanal y cumplirlo. Recordad de todas formas que no ponerse metas demasiado grandes al principio es vital para no abandonar antes de tiempo.
  • Buscad zonas donde os sintáis cómodos: Si salís a correr o en bici, intentad salir de la ciudad y buscad un lugar donde estéis en contacto con la naturaleza. Las zonas verdes nos ayudan a relajarnos y disfrutar más del deporte.
  • Buscad compañeros para hacer deporte: Salir solo a veces puede resultar aburrido, y lo último que necesitamos es perder la motivación. Además, si sois sociables estaréis más cómodos practicando deporte con una buena conversación.

POST_3BRUJAS_500x500_sept_1smna_03

Pero sin lugar a dudas, el mejor consejo que os podemos dar es que a partir de ahora no abandonéis el deporte en vacaciones. Aunque no tengáis un gimnasio cerca, la playa, la montaña o incluso el parque de vuestro barrio, pueden ser lugares perfectos para mantener siempre calientes los músculos.

Practicad deportes acuáticos, haced senderismo o lanzaos a por deportes de aventura. ¡Será por opciones en verano!

Supervivencia vacacional

Si no han llegado todavía, ya no os faltará nada para ¡las tan ansiadas vacaciones de verano! Pero seguro que a muchos de vosotros os pasa, que en ocasiones los días de descanso no consiguen relajar a quienes los disfrutan, ya que un elevado porcentaje de personas no logran desconectar durante esos paréntesis de relax que deberían ser las vacaciones. Y es que el periodo vacacional puede llegar a ser agotador para las personas que se llevan en la maleta las tensiones y las obligaciones de la vida cotidiana con el resultado de regresar de vacaciones con más estrés que cuando las comenzaron.

Se trata de un padecimiento conocido como estrés vacacional o bajón de las vacaciones. Se trata de un proceso que debe prevenirse, ya que si no, puede ocasionar serios trastornos tanto en la salud física como mental del individuo.
En el artículo de hoy expondremos una serie de mecanismos preventivos a modo de recomendaciones para combatir este tipo de estrés.

Empezaremos dando un pequeño dato, y es que en la gran mayoría de las ocasiones, las vacaciones ideales no existen. Precisamente por ello, deberíamos intentar que no se conviertan en una pesadilla que agote al organismo en lugar de relajarlo. Para lo que no ayudan las nuevas tecnologías ni a quienes no saben desconectar ni son capaces de apagar unos días sus teléfonos móviles o dejar en casa el ordenador.

Aquí os dejamos unos cuantos consejos que deberéis seguir si queréis evitar el estrés de las vacaciones.

-No crearse expectativas difíciles de cumplir y marcarse sólo objetivos reales, tanto a nivel personal como a nivel familiar, dejando un amplio margen de tolerancia para los imprevistos.

-Programar las vacaciones con antelación suficiente ya que, prepararlo todo en el último momento, genera un estrés innecesario que marca negativamente el inicio vacacional. Hay que programar planes flexibles sin imponerse rígidos itinerarios y dejando un margen para el ocio.

POST_JUL_S4_2017_500x500-1

-Tomar periodos más cortos de vacaciones (máximo dos semanas) y repartirlos en diferentes épocas del año. El descanso que se obtiene es prácticamente el mismo que en periodos largos, pero no así el riesgo de un síndrome post-vacacional (irritabilidad, cansancio, falta de motivación, posible depresión) que es mayor cuanto más duraderas son las vacaciones. 

-Cuando la falta de recursos económicos supone un hándicap, realizar escapadas breves en las que se haga algo distinto a lo habitual. Esto puede llegar a suplir, casi por completo, unas largas vacaciones.

-Tratar de quedarse unos días antes y después de las vacaciones en el propio hogar para adaptarse mejor a los nuevos ritmos.

-Decir no al reloj y a los horarios. Lo ideal es no estar pendiente del correo electrónico ni de las redes sociales y utilizar lo menos posible los teléfonos móviles, las tablets y los ordenadores.

POST_JUL_S4_2017_500x500-2

-Dejar en casa todo aquello que no sea imprescindible o que recuerde a la actividad laboral, tanto la agenda como, incluso, el estilo de ropa que se viste en el trabajo.

-Delegar tareas y concluir todas las actividades pendientes antes de iniciar las vacaciones. Una vez inmersos en el periodo de descanso, deberá interiorizarse la idea de que nadie es imprescindible.

-Llevar una vida sana: una dieta equilibrada, ejercicio físico y descansar adecuadamente.

Seguro que todos estáis ansiosos esperando vuestras vacaciones, pero recordad que es eso precisamente lo que debéis controlar. Dejad a un lado la ansiedad y el estrés y seguid los consejos que os acabamos de dar porque, así es como podréis disfrutar de unas buenas vacaciones.

Semana Santa

La Semana Santa es una fiesta que se vive a lo largo y ancho de la geografía de nuestro país de cientos de maneras distintas. Algunas ciudades dan paso a la alegría y se visten de fiesta, otras, por el contrario, aprovechan estos días para la solemnidad y el recogimiento. Pero seas del lugar que seas, seguro que en tu ciudad se lleva a cabo una gran celebración llena de colorido. Y es que esta celebración se lleva a cabo desde hace muchos siglos y en muchas ocasiones y lugares de forma continuada.

Para los católicos la Semana Santa es una de las fechas más importantes del año, ya que se conmemora nada más y nada menos que la Pasión, la Muerte y Resurrección de Jesús.

Las celebraciones dan comienzo el Domingo de Ramos en el que se conmemora la entrada de Jesús a Jerusalén. Después se celebra el Jueves Santo, el primero de los días de fiesta en el que se recuerda la última cena de Jesús antes de ser crucificado, en la cual presenta la Eucaristía, materializada como el pan y el vino. El segundo día sería el Viernes Santo, en el que se rememora la Crucifixión de Jesús, siendo uno de los días más relevantes y de recogimiento de la Semana Santa. El sábado Santo en el que Jesús ya fue crucificado, muerto y sepultado. Por último el Domingo de Resurrección es el día en que Jesucristo resucita después de la crucifixión, va al encuentro con sus apóstoles y luego sube hacia los cielos.

Y ahora que ya hemos hecho un resumen de lo que es la Semana Santa, pasamos a enumeraros algunas de las procesiones más espectaculares. Estas son cuatro de las más emocionantes.

1-La procesión del Yacente en Zamora, Castilla y León

Las campanillas del viático y el golpear de los hachones en el suelo son los únicos sonidos que rompen el silencio en la impresionante procesión del Yacente de Zamora, el Jueves Santo por la noche.

Cruces de madera y zamoranos entregados acompañan el recorrido por estas calles hermosas de la ciudad que ‘no se ganó en una hora’. El recorrido termina en la plaza de Viriato, con la conmovedora interpretación del Miserere.

Si además te acercas a Zamora,  podrás encontrar tradiciones gastronómicas especiales de Semana Santa, como las sopas de ajo en la madrugada del Viernes Santo, o el ‘Dos y pingada’ del Domingo de Resurrección.

2-La Madrugá del Viernes Santo en Sevilla

Una de las noches más largas del año para los sevillanos, es la del Viernes Santo. Y es que la ‘Madrugá’ es capaz de llenar de fervor las calles de la capital hispalense al paso del Jesús del Gran Poder, la Esperanza de Triana, la Macarena o el Cristo de los Gitanos, algunas de sus figuras más representativas.

500x500SEVILLAPara acompañarlas se cantan saetas desde los balcones, convirtiéndose en la banda sonora perfecta para la madrugada abarrotada de público y sentimiento, en la que miles de costaleros sacrifican sus cuerpos bajo los pesados pasos de metales.

Pero además de esta procesión, dentro del centenar de procesiones con que cuenta la Semana Santa de Sevilla, una de las más emocionantes y famosas es la de La Macarena, la Virgen más piropeada. Dulce imagen coronada bajo un palio barroco y con un manto espectacular, rodeada de flores.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/programa/sevilla-vibra-madruga/473294/

3-La Pasión Viviente de Castro Urdiales, Cantabria

Para ser sinceros, la Pasión Viviente no es una procesión en sí, sino que se trata de una representación de la Pasión de Cristo. Desde la Última Cena hasta la Resurrección, en la que la villa cántabra de Castro Urdiales, asomada al hermoso mar cantábrico, celebra cada Viernes Santo una conmovedora Pasión Viviente en la que participan gran parte de los vecinos.

Las representaciones se dan lugar en los fantásticos escenarios naturales, donde se desarrolla este recorrido por las últimas horas de Jesucristo, desde la iglesia gótica de Santa María hasta el castillo-faro de Castro Urdiales, al borde del acantilado, o las vistas de toda la ciudad desde el ‘monte Calvario’.

4- El Romper la hora de Calanda, Teruel, Aragón

Un ilustre vecino de la villa contó al mundo como nadie el impresionante momento que se vive en Calanda. Estas son las palabras que el cineasta Luis Buñuel describía en su libro “Mi último suspiro”

‘Hacía mediodía del Viernes Santo la multitud se congrega en la plaza. Todos esperan en silencio, con el tambor en bandolera. Si algún impaciente se adelanta en el redoble la muchedumbre entera la hace enmudecer’.

‘A la primera campada de las doce del reloj de la iglesia, un estruendo enorme como de un gran trueno retumba en todo el pueblo con una fuerza aplastante. Todos los tambores redoblan a la vez. Una emoción indefinible que pronto se convierte en una especie de embriaguez, se apodera de los hombres’.

5- Paso Blanco y Paso Azul de Lorca

Lo que realmente hace especial esta Semana Santa es la forma de vivirla que tiene la ciudad de Lorca, totalmente volcada con una de las dos Cofradías Principales (Paso Blanco o Paso Azul) y la rivalidad que obliga a ambas a intentar superar al contrario de tal forma que el arte y la tradición sea llevado a su máximo esplendor.

Las escenas del Antiguo Testamento se representan con grandes carrozas alegóricas, impresionantes tiros de caballos (bigas, cuádrigas, etc.) y espectaculares grupos ecuestres.

Los personajes van ataviados con piezas del bordado lorquino realizado a mano en seda y oro e inspirados y escenificando hechos relacionados con el personaje al que caracterizan.