Localiza tu producto Menú

Luz
La experta en salud y belleza
Volver
Día Mundial sin Tabaco. ¿Fumas?
28 de mayo de 2021
Luz

Dicen que dejar de fumar es fácil. Que lo difícil es perder los encuentros, las conversaciones y las esperas entretenidas que hay detrás de un cigarrillo.
Pero la verdad es, que, aunque no suene tan romántico, todo eso también puede hacerse (de hecho se hace) sin tener un pitillo entre los dedos.
Así que si fumando esperas, Sara, hazlo echándole un ojo al móvil o mirando el azul del cielo y deja el tabaco para otro día. Para ese otro día, el mañana de mañana… ya sabes.

Este viernes, 28 de mayo celebramos el Día Mundial sin Tabaco. La Asamblea Mundial de la Salud instituyó este día en 1987, y desde entonces se recuerda en estas fechas los efectos letales que el tabaco produce en la salud de las personas con la intención de controlar esta epidemia que al año causa miles de muertes.

 recurso-1

Pero, por ponernos un poco en situación e ir más allá de los colores y los nombres de las cajetillas que los fumadores siempre tienen cerca, ¿qué es el tabaco?

El tabaco es un producto procesado que se elabora, en su mayoría, a partir de las hojas de la Nicotiana tabacum. Una planta de origen americano.

Fue en el siglo XVI cuando un producto similar al tabaco que conocemos hoy en día se extendió por Europa y el resto del mundo.
En el presente el tabaco es un producto que se comercializa en todo el mundo, a excepción de Bután. En muchos de estos países, aunque se comercialice, su consumo tiene muchas restricciones. El por qué, bueno, pues porque es malo para la salud.

 recurso-2

El tabaco es malo. Vale, todo el mundo lo sabe. ¿Y por qué la gente sigue fumando?

Pues la respuesta, como mencionábamos al principio, tiene un claro componente social y de ocio, aunque el elemento estrella que hace que la gente fume y le resulte tan difícil dejarlo no es otro que… la nicotina.

La nicotina es una sustancia que se extrae de las hojas con las que se elabora el tabaco. Es decir, es inherente al propio tabaco.
Está considerada como una droga tóxica y muy adictiva que en pequeñas dosis produce bienestar pero que, en dosis elevadas, puede provocar graves intoxicaciones.

 recurso-3

Si no fumas, esto lo habrás leído, quizá, con cierta curiosidad y poco más. Pero si fumas… si fumas, tal vez, hayas dicho: bueno, es el momento de dejarlo.

Si es así, aquí tienes todo nuestro ánimo y algunos consejos para dar el paso y dejarlo definitivamente.

-Ponerse una fecha para dejarlo es el primer paso.

Este punto inicial es fundamental, ya que el tabaco crea tres tipos de dependencia diferentes: la física como consecuencia de la nicotina, la psicológica y la social.

Ponerte una fecha para mentalizarte es clave.

-Busca apoyo en familia y amigos.

Dejar el tabaco es recorrer un camino empedrado lleno de horas, minutos y segundos muy largos.
Tener el apoyo y la ayuda de tu gente más cercana te vendrá bien en los momentos de debilidad (que llegarán). Cuando estés a punto de echarte ese cigarrillo travieso a la boca llama a alguien y pídele un motivo para no hacerlo.

-Deja la vida del fumar atrás.

¿Qué quiere decir esto? Tira los mecheros, los ceniceros, el tabaco guardado, ese llavero feo hecho con el plástico que envuelve las cajetillas… Todo. ¡Tiralo todo!
Dile que se vaya, que olvide tu nombre, tu cara y tu casa y que pegue la vuelta. Que no lo quieres ver más.

-No caigas en el viejo truco.

Más que un truco, es un autotruco. Ya sabes, eso de… bueno, por uno hoy, que además estoy aquí de cena con los amigos, con la cerveza… por uno… no pasa nada. Sí que pasa, sí.
Esa situación fácilmente puede llevarte al principio y perder todo lo ganado hasta ese momento.

-Pide ayuda profesional.

Habla con tu médico. Que te guíe y te ayude con los fármacos que considere oportunos. Es una ayuda importante que al principio es obviada pero que puede marcar la diferencia entre conseguir dejar definitivamente de fumar o no.

Dejar de fumar es un paso importante en la vida de cualquier persona que fume. Si es tu caso, mucha fuerza, de verdad.
Conseguir dejarlo es conseguir una vida con más vida. Poco a poco irás notando como muchos aspectos mejoran.
Así que ya sabes; encuéntrate con la gente, habla y espera. Pero sin el tabaco.