Los meses del año y su origen

¿Alguna vez te has preguntado de dónde vienen los nombres de los meses? Esencialmente, hay tres fuentes: los griegos y romanos, los gobernantes romanos y los números. Aquí te explicamos el origen de los nombres de los meses:

Recursos1

 

Enero es “el mes de Janus”, el dios romano de los comienzos y de los finales. Janus presidía puertas y portones, haciendo referencia a principios y final de año. De hecho, Janus generalmente se representaba con caras mirando hacia atrás y hacia adelante, como es característico de un nuevo año.

Febrero, “el mes de la limpieza”, se deriva de februa, el nombre de un festival de purificación romano celebrado el 15 de este mes.

Marzo lleva el nombre del dios de la guerra y un planeta: Marte. En la antigua Roma, varios festivales de Marte tuvieron lugar en marzo porque ese era el primer mes del año cuando el clima era lo suficientemente bueno como para comenzar una guerra. En un momento, marzo fue el primer mes en el calendario romano. Los romanos cambiaron el orden de los meses varias veces entre la fundación de Roma y la caída del Imperio Romano.

Abril es del latín Aprillis, que es un derivado de la base latina apero-, que significa “segundo”. Abril fue nombrado como tal debido a los ajustes del antiguo calendario romano, donde abril era el segundo mes.

Recursos2

 

May brota de la diosa griega Maia, hija de Atlas y madre de Hermes. Ella era una criadora y una diosa de la tierra, lo que sin duda explica su conexión con este mes de primavera, cuando brotaron las flores y los cultivos.

Junio ​​desciende de Juno, esposa de Júpiter, y la antigua diosa romana del matrimonio y el parto.

Julio fue nombrado en honor de Julio César justo después de su asesinato en el 44 a. C., siendo julio el mes de su nacimiento. Julio es el primer mes en el calendario que lleva el nombre de una persona real, en lugar de una deidad.

Agosto representa a otro gobernante romano que ha sido consagrado. En 8 a. C., el mes Sextilis (“sexto”) fue renombrado como Augusto, sobrino de Julio César y el primer emperador de Roma. El nombre del emperador proviene del latín augusto, que dio origen al adjetivo “agosto”, que significa “respetado e impresionante”.

Septiembre, del latín septem (“siete”), parece que debería ser el séptimo mes del año.

Los nombres de octubre (octo), noviembre (noviembre) y diciembre (diciembre) sugieren que serían el octavo, noveno y décimo mes. Y una vez lo fueron, cuando el calendario lunar romano comenzó el año en marzo en la época de la cosecha.

Pero todo eso cambió en 46 a. C., cuando enero se convirtió en el primer mes del nuevo calendario juliano, convirtiendo de septiembre a diciembre en el noveno y duodécimo mes del año porque se realizaron nuevos descubrimientos astrológicos y científicos que confirmaban esta teoría.

Recursos3

El Camino de Santiago

El Camino de Santiago es todo un reto físico y mental, porque no estamos acostumbrados a caminar más de 10 kilómetros durante varios días seguidos. Si no estás en forma, ¡no te rindas! Solo tienes que planificarte con dos meses de antelación para empezar a entrenar y prepararte. Lo que importa en los entrenos es acostumbrar al cuerpo para que pueda caminar a un ritmo constante en tiempo sin necesidad de lesionarnos ni cargar mucho nuestros músculos.

Empezamos por paseos cortos por por caminos, a poder ser, sin pendiente y al menos 4 veces por semana y vamos aumentando la distancia de esos paseos y de caminos, llevándonos la mochila que planeamos para el viaje para ir acostumbrándonos a su peso.

Recursos1

Primero debes decidir cuándo: todos sabemos que el mejor momento para hacer el Camino de Santiago podría ser la primavera (abril y mayo) o a principios de otoño (septiembre y octubre).

Aunque siempre es una buena idea hacerlo en Semana Santa, con menos peregrinos y mejor tiempo.

En segundo lugar, ¿qué zapatos te llevas? El calzado es una de las partes más importantes de nuestro equipo como peregrinos, ya que protegerá nuestros pies, sobre los cuales descansará todo el peso de nuestro cuerpo y mochila durante muchas decenas de kilómetros. Visto de esta manera, es pensar muy bien qué zapatos nos ponemos, por eso “no se puede usar calzado nuevo en el Camino de Santiago”. Así que llévate un calzado que ya hayas usado, que se haya adaptado a tu pie, que sea cómodo y de deporte y que no te cause rozaduras.

¿Y qué me llevo?

Lo primero que tienes que tener en cuenta es el peso que podrás cargar, que debe ser alrededor del 10% de nuestro peso, así que depende de tu peso y fisonomía. Así que: coge lo imprescindible, lo esencial y elige una mochila que también se ate a la cintura para que distribuya correctamente el peso en todo el cuerpo y no solo en los hombros. Además, a la hora de hacerla recuerda poner la ropa al final y los objetos que más vayas a usar en los bolsillos laterales.

Recursos2

Ahora viene la ruta, y es que cuando la planificamos primero tenemos que decidir cuántas etapas hacemos y cuántos kilómetros queremos recorrer. Hay muchas guías del Camino de Santiago, en internet encontrarás muchas variedades de etapas, distancias… Y todas se pueden adaptar a lo que quieras, ya que siempre está la posibilidad de hacer solo un tramo sin llegar a la capital. Lo importante es adaptar la distancia de cada etapa a nuestra condición física y la de aquellos que nos acompaña, escuchando siempre nuestro cuerpo. Una buena idea es comenzar el Camino de Santiago caminando distancias conservadoras, como 15 kilómetros por etapa, para aumentar a un promedio de 20-23 km por día.

Lo mejor del camino es desconectar con lo de fuera para conectarte contigo mismo, así que si sigues estos consejos y lo planificas correctamente te servirá como terapia para uno mismo.

¡Buen camino!

Día mundial del perro

El día 21 de julio es el día mundial del perro y por eso queríamos hablamos de nuestros compañeros peludos favoritos. (Sí, somos de perros) Y de cómo nuestros compis de cuatro patas han evolucionado de ser lobos salvajes corriendo por el monte a convertirse en nuestro mejor amigo.

Originalmente se creía que los primeros lobos domesticados aparecieron hace unos 15,000 años en Oriente medio. La nueva evidencia, sin embargo, sugiere que fue mucho antes que eso. El científico sueco Pontus Skoglund publicó un estudio el año pasado en la revista Current Biology, que describe los hallazgos de un hueso de lobo siberiano de 35,000 años. Llegó a la conclusión de que la domesticación canina podía haber ocurrido por primera vez hace de 27.000 a 40.000 años.

Según estudios genéticos, los perros domesticados modernos se originaron en China, Medio Oriente y Europa del Este. Según Greger Larson, arqueólogo y genetista, los lobos grises fueron domesticados por humanos en algún lugar del oeste de Eurasia. Supone que las personas en el Este también estaban domesticando lobos al mismo tiempo.

Recursos1

Los científicos creen que los lobos fueron atraídos primero a los campamentos humanos para buscar comida sobrante. Con el tiempo, algunos lobos comenzaron a viajar con los humanos nómadas y se produjo una especie de selección natural para la domesticación. Las mujeres pueden haber sido las primeras en hacer de estos lobos una mascota. Se necesitan entre seis y ocho generaciones para domesticar un perro, según un experimento de 40 años que comenzó a finals de la década de 1950 por el investigador ruso Dmitri K. Belyaev.

Incluso hay evidencias científicas que respalda el vínculo entre humanos y perros. Cuando las personas se miran a los ojos, nos unimos emocionalmente y liberamos una hormona llamada oxitocina. Un estudio dirigido por Nagasawa encontró que cuando los perros y las personas se miran a los ojos, se libera la misma hormona tanto en los humanos como en los perros. Y, por eso, nuestra conexión es profundamente fuerte.

Recursos2

Las razas de perros varían en popularidad. En la década de 1890, Saint Bernards era la raza número 1, pero desde la década de 1990, los Labrador Retrievers han sido los favoritos. Aunque el tema de las razas está cada vez más estigmatizado debido a las granjas de animales, por eso se intenta promover la adopción de mejores amigos perretes porque salvando a un perrete de quedarse en la perrera, también nos salvan a nosotros con su amor y fidelidad.

Estas son algunas de las claves para mantener un hogar limpio con un perro: bañarlos regularmente para mantener a tu perro y a tu hogar con un olor fresco, aunque no demasiado para mantener su nivel de ph adecuado. Ponles música relajante para que estén más calmados y cepíllalos a menudo sobre todo a aquellos con pelo largo o grueso, ya que esta práctica minimiza que se les caiga tanto y mantiene el pelaje y la piel saludables.

Recursos3

Entre baños, usa una toalla húmeda o toallitas para mascotas especialmente formuladas para eliminar la suciedad suelta y evitar que tu perro (y tu hogar) huela como, bueno, a perro.

Cuando se trata de limpiar su hogar, a menudo vale la pena comprar herramientas como aspiradoras y quitamanchas que están hechas específicamente para limpiar lo que ensucian las mascotas.

Así como nuestros productos desinfectantes de suelo y superfícies para que se vea un hogar limpio y no haya pelos por todos lados.

Así que, celebremos el día de nuestro mejor amigo comprándole unas galletitas para perros, unas chuches o poniéndole un buen filetito para hacerle aún más feliz.

¡Prepárate para las vacaciones!

¡Ya están aquí las vacaciones! Aunque este año sean un poco atípicas queremos hablar sobre recomendaciones más allá de las que ya hemos mencionado en cuanto a seguridad. Porque las vacaciones también pueden ser un poco agobiantes sobre todo después de haber estado tanto tiempo confinados, así que traemos unos consejos para que tus vacaciones sean lo mejor posible.

Primero de todo, se recomienda que te hagas la prueba del virus para asegurarte de que no eres portador. Cualquier persona que muestre signos leves de enfermedad y no pueda proporcionar un informe que demuestre que no está infectado no puede viajar. Tu historial médico es tu mejor amigo en estas circunstancias, asegúrate de tener toda la documentación necesaria para demostrar que no te ha enfrentado a una enfermedad que pueda indicar que eres portador del virus.

Prepara todas las cosas necesarias que necesitas para garantizar una higiene excepcional. Llévate guantes, toallitas con alcohol y desinfectante para manos, y ¡ay la mascarilla!. Lleva un montón de palillos de dientes mientras viajas y úsalos para presionar los botones del ascensor o del cajero automático sin tocarlos. Mete tus dispositivos en bolsas para que en los controles de seguridad no toquen ninguna superficie. Usa regularmente tu desinfectante cuando no estés usando guantes y evita pasárselo a otras personas para evitar contagios.

Recursos1

Y además de todo esto, recuerda las pautas fundamentales emitidas para garantizar tu seguridad: mantén una distancia de seguridad de aproximadamente dos metros: en los restaurantes en la playa, en las tiendas, en los bares, en las discotecas… Y no camines por lugares abarrotados. Lávate las manos regularmente siempre que tengas la oportunidad.

Si cumples todos estos requisitos entra el siguiente dilema: ¡¡tienes muchas cosas que quieres hacer!!

¡Demasiados planes! Sentirse agobiado, estresado o abrumado puede contribuir a que las vacaciones no tengan el resultado que queremos. Si necesitas un tiempo de inactividad, o un tiempo lejos de la gente para relajarte, está bien y es parte del cuidado personal. Puedes cogerte una cabaña en el bosque algo aislada para meditar o una casita en la playa en la que pasar las

¡¡Y tantas cosas que comer!!. Tira de fruta, comidas ligeras, verduras, helados de hielo y respeta siempre las horas de digestión de tu cuerpo. Es muy importante escuchar a nuestro cuerpo, sino de repente nos vemos en la playa sintiéndonos hinchados porque no hemos dejado de comer pescaíto frito desde que llegamos hace 5 días.

Recursos2

Si sueles ir a muchas fiestas, come antes de ir para poder disfrutar allí, no confíes en comer en un ambiente donde sabes que no te sentirás cómodo. Intenta relacionarte y conocer a personas que probablemente te abran horizontes del sitio al que has ido de vacaciones. No hay reglas sobre cuánto tiempo tienes que quedarte en una fiesta. Si te aburres, está bien que te vayas. Así al día siguiente lo aprovechas.

Y, por supuesto, lo mejor de las vacaciones es aprender a dejarnos llevar por los planes que surgen naturalmente, las oportunidades, los nuevos amigos, el conocer nuevos lugares y descubrir nuevos platos y sabores. Porque si eres de los de “a la aventura” las vacaciones seguramente sean tu momento favorito del año, aunque siempre con ojo, que hay que descansar algo.

Las rebajas

Tanto en verano como en invierno, las rebajas tienen una cita con nuestros ahorros. Todos creemos en las rebajas, las esperamos con ansias, incluso a veces ahorramos durante el resto del año para poder aprovecharlas aún más. Porque siempre esperamos ahorrar aprovechando las rebajas, pero la realidad es que estas son un invento comercial de hace menos años de los que creemos.

Recursos3

Se remontan a finales de los años 20, nacieron en Estados Unidos cuando un grupo de empresas pequeñas como Bloomingdale’s, Filene’s o F&R Lazarus unieron fuerzas para crear lo que se conoce como “Federated Department Stores Inc”, una asociación de estas empresas basada en encontrar herramientas para hacer crecer a estos comercios.

Freud Lazarus dirigía esta asociación cuando a principios de la década de 1930, introdujo las primeras líneas de crédito a los clientes de sus empresas para potenciar el consumo de sus productos. En ese momento tuvo origen la expresión “compra ahora y paga después” que se sigue usando a día de hoy.

Después de esta técnica, llegarían las rebajas con el propósito de deshacerse de todos los productos y artículos que no habían conseguido vender durante la temporada y que, al final, solo ocupaban espacio en el almacén y cogían polvo mientras pasaban de moda. Así pues, los comercios vieron que era más rentable venderlos a un menor precio que no venderlos.

Recursos1

Esta idea revolucionaria de las rebajas se extendió muy rápido por todo el país e incluso comenzó a aplicarse a los productos temáticos como los que se vendían durante los días previos a Navidad, para aumentar las ventas. En 1939, el presidente Roosevelt fue convencido por la asociación para que trajera el Día de Acción de Gracias una semana antes, ya que así habría más tiempo para las compras navideñas. Porque en Estados Unidos el Día de Acción de Gracias marca el inicio de las compras navideñas (jo, jo, jo)

En España, algunos dicen que las rebajas en nuestro país surgieron a mediados 1950 debido a la competencia entre Galerías Preciados y El Corte Inglés, lo cierto es que su origen está estrechamente vinculado al de las ventas estadounidenses, ya que tanto Pepín Fernández, fundador de Galerías Preciados, como César Rodríguez y Ramón Areces, de El Corte Inglés, habían trabajado en los Almacenes El Encanto en La Habana, donde aprendieron sobre prácticas comerciales que también se aplicaron en Estados Unidos.

Recursos2

Así, a principios de 1940, Pepín Fernández hizo las primeras rebajas en Sederías Carretas, predecesora de Galerías Preciados, que “casualmente”

se parecían muchísimo en imagen y organización a las de los Almacenes El Encanto (La Habana), una práctica que también imita rápidamente El Corte Inglés y que con el tiempo se extiende al resto de tiendas de nuestro país.

Sin embargo, no debemos pensar que las rebajas eran las mismas antes y ahora. Al principio, eran más como descuentos para minimizar las pérdidas del género que no se había vendido, pero poco a poco se convirtieron en un gran reclamo para el consumidor. Ahora, son una estrategia comercial que representa una parte muy importante del volumen de ventas anual de todas las tiendas.

Algunos consejos para que no se nos vayan de las manos pueden ser: intentar comprar solo lo que realmente necesitamos, mirar que los descuentos estén bien aplicado y que la rebaja sea real no sobre un precio inflado y, por supuesto, ¡no, por ahí no, que eso es de nueva temporada!